sábado, 27 de febrero de 2010

¡Lágrimas de Amor!



¡Lágrimas de amor!


De nuevo me sorprendo refugiándome en tu recuerdo.
Lágrima a lágrima, he creado un caudaloso río,
que en mi desesperación me arrastra de nuevo hasta ti.


Te deslizas con sigilo entre las arenas milenarias de mis sueños,
moviéndote con la brisa, agazapándote tras cada duna,
saliéndome al encuentro como un animal hambriento.


Cuando me descubran semienterrada por las basuras del pasado,
encerrada en un cuarto sin ventana ni balcón,
entonces querrán venir a sacarme a la cegadora luz,
y todos me llamarán artista y de hecho a sus ojos, ¡lo seré!


En extraña letanía se ha convertido ese nombre,
que grabó con esmero en cada aguda esquina
del enrevesado laberinto que es hoy mi alma atormentada.


Ese nombre que chillo hasta quedarme sin aire,
al borde de los acantilados de los olvidos casuales
y que las olas me devuelven, en forma de eco. Cruel burla…


Cuando me descubran maniatada, abrumada por el dolor,
semidesnuda en el hediondo lecho de la autocompasión,
entonces querrán verme sonreír y llorar de alegría pero ya no podré,
y sólo entonces seré una artista.


¿Qué mujer no ha creído volverse loca por un hombre alguna vez?
¿Quién no ha prometido al aire convertirse en algo mejor,
cambiar por aquél que desea de nuevo a su lado?
¿Quién no ha llorado para que el viento susurrara palabras desesperadas al oído del ser amado?


Un grito desesperado: ¡Te amo, Te necesito!

Autora:
Soy como soy y me gusta.

jueves, 25 de febrero de 2010

¡No tengo tiempo, lo siento!



¡No tengo tiempo, lo siento!

Cada día de la vida, deberían de llegar nuevas ilusiones, muchos sueños para las personas que más lo necesitan: Las personas de la tercera edad, las personas mayores que se encuentran solas, falta de atenciones y de cariño.

Hay personas mayores que aún teniendo hijos se encuentran solas, muy solas; la vida evoluciona pero al mismo tiempo cambia… ¿Por qué sucede esto?

Pues porque hombres y mujeres tienen que salir a trabajar, y al tener que trabajar dejar a un lado las obligaciones más antiguas como son: Atender a los padres mayores que necesitan de la ayuda y la compañía de sus seres queridos, pero aún queriendo, algunos no tienen tiempo para dedicarlo a ellos que tanto dedicaron (a su vez), a los suyos en su tiempo… y algunas personas dicen: "No es que les abandonemos, es que no tenemos tiempo, chantajes al corazón, por favor ¡no!" ... Trabajamos, lo necesitamos, y entonces ¿qué hacemos?

Entonces se ilumina la idea: "Podemos meterlos a un asilo para ancianos, allí los cuidarán mejor y los visitaremos de vez en cuando para ver cómo están y bueno, pues parece que allí se encontrarán cómodos y atendidos", ¿Pero saben acaso como se sentirán esos ancianitos venerables al ser recluídos en una casa hogar lejos de su familia?

Ellos (los ancianitos), se quejan de que no se les visita más a menudo, y los otros alegan tener mucho que hacer en casa con los niños, el trabajo… Y tantas cosas que parecen más urgentes… ¿Pero qué puede ser más urgente que hacer feliz a una persona que nos consagró su vida misma y que gracias a esa persona ahora somos lo que somos?

Llaman a veces del asilo porque están enfermos y entonces nos preguntamos “¿qué pasó?, estaba tan bien…” ¡Claro que estaba bien pero la soledad, la melancolía y la falta del calor familiar lo está matando!... ¡Claro que estaba bien, pero no tanto como nosotros quisiéramos y entonces pensamos en otra residencia de ancianos, la mejor aunque nos cueste más dinero y estarán más atendidos por alguien exclusivamente a su servicio, tendrán todo tipo de atenciones médicas, tendrán… ¿Pero qué les falta realmente aparte de su vejez y enfermedad?

No son chantajes por Dios... Les falta lo más importante en esta vida, les falta el cariño, el amor, las atenciones continuadas de sus hij@s y niet@s … Y sí están enfermos pues con más razón, porque a veces padecen una enfermedad, pero otras veces, quizá las menos, son muy mayores y la única enfermedad grave es el paso del tiempo.

Pero en realidad de verdad, donde está la verdadera enfermedad de nuestros viejitos queridos abandonados a su suerte, es en su alma, en su pena del corazón porque las personas por las que tanto lucharon cuando fueron jóvenes, sus hij@s, no tienen tiempo para ellos…

A veces pensamos que cumplimos con pagar por tenerlos atendidos, pero hay otros hijos ingratos que hasta se atreven a decir: "Que lo paguen ellos que tienen su pensión, más grande o más pequeña pero tienen". Creemos que pagando los gastos de nuestros padres o abuelos mayores, estarán mejor atendidos en sus necesidades, y al pensar eso, lo tenemos todo solucionado, pero desgraciadamente caemos en el peor error. Ellos necesitan de nosotros (as), de nuestro cariño, de nuestro amor de hijos, no de personas ajenas que aunque les den de comer en la boca, les resultan extrañas... ¡Necesitan sentirse queridos!

Hace muchos años, cuando Corazón Herido era muy niña, recuerdo que cuando los abuelos eran mayores y no podían trabajar, la mejor habitación de la casa era para ellos… Y pienso hoy que pasaron muchos años y que tanto ha evolucionado la sociedad, pienso que hay algo que no se ha solucionado en todo este tiempo transcurrido: la soledad de nuestros mayores.

Yo al menos así lo creo, quizás me esté equivocando pero creo que estas personas que a la larga llegaremos a ser como ell@s, merecen toda nuestra atención, todo nuestro cariño y consideración porque nosotr@s llegaremos, si no nos quedamos antes por el camino, a ser como ell@s y a mi personalmente me gustaría que me cuidaran mis hijos.

Ell@s, estos mayores que terminan sus días en una triste residencia, también nos cuidaron a nosotr@s cuando éramos niñ@s, nos dieron su cariño y en unos tiempos muy difíciles nos sacaron adelante…

Nuestros mayores se sienten solos y Nosotr@s sus hij@s deberíamos pensar en atenderles el mayor tiempo posible, en tenerlos cerca y prestarles toda la atención del mundo pues ahora lo necesitan porque en algunos aspectos vuelven a ser niñ@s otra vez…

Merecen toda nuestra consideración y sobre todo nuestro amor y cariño.
Son lo que seremos nosotr@s mañana.

Autor: "Corazón herido"
Para Aurora de la Luz Inmortal,

Doral.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Inteligencia y Belleza, el binomio perfecto.



Inteligencia y Belleza, el binomio perfecto.

"Morí por la Belleza, pero apenas
mi cuarto se transformó en Tumba,
uno que murió por la Verdad yacía
en un cuarto contiguo,
Me interrogó en voz baja por qué morí.
-Por la Belleza -repliqué-
-Y yo -por la Verdad, las dos son una,
somos Hermanas -dijo-
Y así, como Parientes reunidas en la Noche,
Hablamos de un cuarto a otro,
hasta que el musgo alcanzó nuestros labios,
y cubrió con olvido nuestros nombres. (Emily Dickinson)"

Vemos que por el paso del tiempo, la belleza se ha manifestado no sólo en la inteligencia femenina, sino tambien en la poesía de grandes mujeres ancestrales que nos legaron sus tesoros que aún en la actualidad predominan como elementos básicos e irremplazables si de hablar de belleza se trata, pero hay un factor interesante de exponer y nuestra invitada de hoy nos hablará de ello:

"Cómo incide la recesión en el consumo de cosmeticos y ¿En qué conviene invertir?

Caen las bolsas y se resiente el consumo. ¿Cuál es la consecuencia en el mundo de la belleza? ¿Los tratamientos cosméticos son más baratos y están al alcance de todos o resultan apenas accesibles?

En tiempo de crisis, hay algunos básicos de belleza en los que conviene invertir. Lo primero que los especialistas aconsejan es priorizar los tratamientos para el cuidado de la piel, tanto la limpieza de cutis como la hidratación. Esta última varía de acuerdo a la edad y al estado de la piel. Algunas mujeres necesitan comprarse un hidratante liviano y otras una crema anti-edad. “Tener la piel en buen estado es clave para que el look se vea bien y para que se luzca cualquier maquillaje. Esta es la base”, asegura el maquillador Oscar Mulet. En cuanto al maquillaje, también hay algunos productos imprescindibles y otros que se pueden soslayar. “El básico número uno es el corrector de ojeras. Si es liviano, del color adecuado y cubritivo, hasta se pueden evitar usar bases de maquillaje y polvo volátil. Con el corrector exacto, la piel ya queda libre de imperfecciones. A esto hay que sumarle una buena máscara de pestañas y un bálsamo de labios o labial que ayude a mantenerlos hidratados”, agrega el maquillador.

Si bien en épocas de crisis la gente no deja de invertir en belleza, se pueden plantear algunas prioridades. “La tecnología que tienen los productos de hoy ayuda a espaciar las visitas a los gabinetes de belleza. Venimos de una época en donde las mujeres iban seguido a hacerse limpiezas de cutis o peelings estacionales. Esto se puede espaciar usando productos exfoliantes específicos (recomendados por un especialista) que limpian la piel más profundamente. También sucede lo mismo con el kit básico para cuidar la piel. De cinco productos (crema de limpieza, tónico, crema de día, crema de noche, crema para el contorno de ojos) se puede bajar a tres con algunos tips para aplicarlos. Por ejemplo, pueden comprar una crema de limpieza y retirarla con abundante agua para reemplazar al tónico, una crema hidratante de día y una para el contorno de ojos”, afirma la química Patricia Dermer, de Lidherma.

Cómo optimizar el uso de los productos también es clave. “Por ejemplo, un polvo volátil con pigmentos cobres o dorados se puede usar como sombra. O un rubor se puede aplicar sobre los párpados. Otra opción es humedecer la sombra para reemplazar al delineador líquido”, enseña la maquilladora Gioia Matarazzo en sus clases grupales de automaquillaje.

Belén Ortega.
bortega@clarin.com
Fuente: Suplemento Mujer Clarín

Salud y saludos amigas de Aurora de la Luz Inmortal:

Doral.

martes, 23 de febrero de 2010

Se buscan hombres sentimentales, no sementales.


Se buscan hombres sentimentales, no sementales.


En cualquier estrato, o en cualquier sociedad donde existan mujeres, si se les preguntara qué clase de hombre desearian tener, seguramente optarían por responder que fuese un hombre mayor, porque ellos suelen ser más maduros (la mujer se siente más cómoda y segura), ellos son más responsables, sensibles, fieles, cariñosos, apasionados, expertos y menos caprichosos en materia de sexualidad humana. (Aunque tambien hay sus excepciones: Hombres mayores que son muy tiernos y no admiten ser gays, y pues caray esos ya quedan fuera de la pichada, porque la mujer sin ser racista o discriminarles, es obvio que fuera de una sana y linda amistad, no se puede llegar a nada más con ellos)

Aduciendo por supuesto (sin afan de ofender tampoco a los jovenes), que los hombres jovenes son más inexpertos, impulsivos, morbosos y sin tácticas, emocionalmente inestables, volubles y poco románticos, ellos prefieren ir directo al grano, sin caricias previas ni cortejo alguno... a lo que te truje chencha y a los cinco o diez minutos se suben su pantalón y ahí nos vemos, si te ví ni te conozco, ¡Pues no señores, eso no es de hombres, sino de animales! y que me perdonen los animales (aunque no usen pantalones), porque algunos son más humanos que los mismos hombres. ¿Será que la mujer entonces debe enseñarle la ternura al hombre para que aprenda a hacerle el amor?

Aunque tambien es justo admitir que existen algunos hombres jovenes muy maduros sentimentalmente, tiernos y muy caballeros para amar a la mujer, y en este aspecto la mujer se siente enamorada, seducida, soñada cuando "el angelito" la lleva a tocar las puertas del cielo con sus besos castos, su calor, el fuego de su mirada y su ternura ilimitada. Aquí cabe señalar un detalle importante: La mujer por naturaleza conserva siempre su instinto maternal y apapachar y ser apapachada por un hombre tierno, cálido, sensible y sentimental, se hace obvio el prodigio que obra el milagro del amor, ¿Por qué no reconocerlo?

Otro aspecto importante de señalar es la educación del candidato a ser seleccionado por la mujer. Existen muchos hombres en verdad muy guapos, bien presentados, interesantes, buenos prospectos, con una imagen y personalidad impresionante, que en el buen sentido de la palabra, muchas mujeres ingenuas se van de boca por ellos a primera vista, pero es obvio que el encanto se les rompió justo en la primera cita, pues el flamante "muñeco cara bonita" resultó ser un patán:

"Yo te invito pero tú pagas la cuenta", "¿Tienes coche, el mío se descompuso?", "No podemos vernos hoy, pero yo te aviso mañana", "¿Me prestas tu celular, al mío se me olvidó ponerle saldo?", o en última instancia quedarse parada esperando que el galán tenga la delicadeza de abrirte la portezuela del coche, al señor se le olvidó, ya está sentado frente al volante esperando que "la vieja" se suba sola si le da la gana, ¡Es el colmo! ¿De qué te dan ganas amiga lectora?

Creo que lo cortés jamás le quitará lo valiente a nadie como dice una máxima muy conocida por allí, y mientras nuestro mundo carezca de hombres sensibles y sentimentales, los sementales, seguirán siendo... ¡Sólo eso!... machos con sus bolsitas calientes y llenas, pero vacíos del alma, ¡Qué ironía tener que decirlo así!

¿Están de acuerdo chicas?

Con mis respetos y cariño siempre,
Doral.

lunes, 22 de febrero de 2010

¡Gracias, con todo mi amor!



¡Gracias, con todo mi amor!

Si la mujer... y el ser humano en general pudieran darse cuenta de la magnitud y alcance que ejerce nuestra actividad neuronal, y sus diferentes funciones de procesamiento cognitivo, el aprendizaje de todo lo que nos sucede y todo lo que vivimos sería más sencillo y completo, en vez de hacerlo difícil y complejo.

Es esa situación tan desagradable (la de no saber ni conocer), precisamente lo que hace que muchas veces nos desesperemos ante los eventos inesperados, es angustioso cuando nos suceden las cosas (y más si son cosas dolorosas), en vez de aprender voluntariamente a: "hacer que las cosas agradables nos sucedan"... son dos cosas totalmente diferentes.

Es curioso, pero el cerebro humano es tan sabio en su complejidad de mecanismos que tiende a "seleccionar" la parte más dulce y dócil para aprender rápido las lecciones, y a eso se debe justamente que todos aprendemos más del éxito que de los fracasos.

¿Sabes por qué amiga lectora?

Esto sucede, pues por la sencilla razón de que los fracasos son amargos, son tristes, son dolor condensado en frustraciones cuando la persona se siente vencida por su propio desaliento y a un paso de embriagar su organismo bebiendo sus copas de depresión, entonces la corteza cerebral (que es la encargada de organizar los pensamientos), se idiotiza, se entorpece (o mejor dicho se adormece), se siente sedada, impedida para reaccionar al cien por ciento, está drogada por la melancolía y ahogada en el llanto, no le permite al ganglio basal controlar las emociones. Este último está asociado o encargado del control motor, la cognición, el aprendizaje y todo lo concerniente al ámbito emocional.

En este marco, vemos que nuestras conductas humanas, más que invitarnos a crecer, nos incitan a declinar en el camino hacia la grandeza. ¿Cuántas personas de este mundo son tan afortunadas, en tener salud, familia, trabajo, honor, patria, etc? ¡y viven quejándose!

"Yo no tengo suerte", "Me está llendo de la fregada", "Tengo problemas por todos lados", "Nadie me entiende ni me comprende", "Estoy peor que nunca", "Lo que gano no me alcanza", "Soy muy torpe", "Estoy enferma(o)", "Soy pobre", "No sirvo para nada", etc.

Hey; momentito alto aquí... lee esto muy despacio por favor:
¿Sabes lo que estás diciendo?

¿Te quejas de que no tienes suerte y dejas pasar las oportunidades cada día de tu vida sin siquiera visualizarlas?

¿Que te está llendo de la fregada y que tienes problemas por todos lados dices cuando tienes sanas tus manos para trabajar, tu mente despejada para pensar alto, tu corazón fuerte para sentir claro, tus piernas fuertes para caminar, y poder en tu verbo para defender tus derechos? ¿Qué esperas para hacerte oir y hacerte escuchar?

¿Eres pobre, estás enfermo(a) y que no sirves para nada? ¡Te aseguro que ni las personas impedidas físicamente (discapacitadas), tendrían ningún motivo para pensar así con tanto desaliento y negadas para todo. Porque si fuese así, como tú piensas, créeme, no tendrías nada que estar haciendo en este mundo. ¡Ah, y no me creas esto a mí porque yo te lo estoy diciendo!... ten el valor, e ... ¡Investígalo!

¿El sol acaso te niega sus rayos de luz en cada amanecer? ¿El aire se niega a entrar por tus pulmones?, ¿La tierra acaso te impide vivir sobre su corteza gratuitamente a pesar de que tú la tienes sucia y herida mortalmente? ¿Acaso no encuentras en este mundo ni un vaso con agua para saciar tu sed? ¡Cuenta todas las virtudes que tienes al alcance de tus manos, donde tú las puedes tomar sin que te cueste nada!.

Deja de lamentarte inútilmente mujer amiga que me lees aquí y ahora, descubre tu rostro a la vida, rasga el velo del misterio que te ata en la mortaja arrojada a la oscuridad aberrante de tu vida, aprende a decir SI A LA VIDA, aprende a respirar, a mirar cómo crece una flor, a escuchar cómo cantan los pájaros, a disfrutar los murmullos del mar, la risa de un niño, el brillo del sol... ¡Qué ricos los rayos del sol!... y ¡Qué hermosa también es la lluvia!, no reniegues si tus zapatos se han ensuciado porque lluvió, porque se hizo lodo, ¿qué importa eso?, ¡Disfrútalo! y por el contrario: En vez de enojarte porque lluvió, acaricia con tus dos manos la lluvia, salúdala, abre los brazos y disfruta el olor a tierra mojada, el fresco de la brisa, el dulce sabor de las gotas del cielo y responde al adiós que te da el crespón, deja que vuelvan a salir los rayos del sol y vuelve a sonreir airosa, contenta y feliz, ¡Qué bueno que salió el sol! ¡Qué rico que hace calor!, siéntelo en tu piel, gózalo... que mañana no sabemos si volveremos a disfrutarlo.

Entonces concluyo: Aunque desconozcas cómo funcionan tus dos hemisferios cerebrales, no importa, de verdad que no tiene importancia, pero aprovecha aquí y ahora de todo lo que la vida te ha dado para ser feliz porque te lo mereces y si puedes convencida: Voltea un momentito hacia tu corazón, allí donde vive y habita Dios, aprende a ser agradecida y dile: "¡Perdón y Gracias Señor, con todo mi amor!"


Doral.

domingo, 21 de febrero de 2010

Rostros 2010


/

sábado, 20 de febrero de 2010

jueves, 18 de febrero de 2010

¡El dulce néctar de las espinas!



¡El dulce néctar de las espinas!


Hay seres en el mundo que sólo nacen para dar, quizá porque no tienen ninguna necesidad de recibir en el dulce encanto de que su cáliz interno del alma, derrama su espuma de abundancia, (su estilo único de vivir), pero yo me pregunto: ¿Hasta dónde las espinas son nutrientes en el sol de la vejez?

Ella (la dama de las magnolias), aprendió a amar desde muy jovencita, perfeccionó sus maneras de entregarse siempre a los arcos fuertes del dolor, abrazada a la sublime fe y esperanza de transmutarlo en la ciencia de su propio pellejo y no del ajeno. Sabía que para dar testimonio y fe de los sentimientos, primero había que forjarlos, darles vida, sentirlos, emanarlos... sí; irradiarlos sin esperar nada a cambio, sabiendo que... ¡El deber cumplido es dulzura para el alma!

¿Encontrar el amor en este mundo?, ¡imposible!, ella misma ha sido el amor en su máxima expresión: Ternura, candor, entrega, comprensión, desvelos, cariños, pasiones y más que eso... ¡Devoción! para transformar las lágrimas en frescas gotas de rocío, la amargura en dulzura infinita, las espinas que tanto hieren, en suaves pétalos de rosas acostumbradas a perfumar los pies que la han pisoteado.

El dulce néctar de las espinas, alimento de aquellas almas que han nacido por y para amar a pesar de todas las viscisitudes, incluyendo aquellas que no tienen explicación, quizá porque no corresponde ni procede cuestionarlas, o tal vez porque no hay para ellas una respuesta. ¡La mejor respuesta la llevan en el silencio del corazón!

Esas almas escriben a veces poemas, callando al corazón porque les duelen los gritos que emocionalmente se manifiestan en el silencio... ¡El mudo lenguaje de quien ama, siente, ríe y llora porque es amor!... El amor que corre por las venas como estigma o brote de olivos con raices profundas en el alma.

El dulce néctar de las espinas que son tuyas Mujer... porque tú fuiste selecta para vivir con el alma preñada de amor y parir sonrisas... fuiste hecha por el artista más grande del universo, que te concedió el privilegio de ser su instrumento para dar vida en este mundo. ¿Quieres mejor correspondencia?

Con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Amor y Pasión.





Amor y Pasión.
Un amigo me dijo un día: “Sabes, yo nunca he podido vivir amando a una sola mujer”…

Caray, la franqueza de mi amigo, marcó en mi rostro una cachetada de asombro, por tal desfachatez plagada de descaro, que no logré asimilar en el momento.

Dije: -¿Cómo es posible que se pueda amar a dos personas al mismo tiempo y con la misma intención e intensidad?

-Eso me suena a vaquetonería- … me respondí inmediatamente.

Cierto es que existen muchas formas de amar y muchas clases de amor, pero admitir abiertamente que se pueda amar a dos personas a la vez, me parece burdo y exagerado o mejor dicho “inapropiado” para alguien que siempre está hablando de moralidad y buen juicio.

¿Sano entendimiento? – pensé para mis adentros -

¡NO! -me contesté indignada de mi falta de criterio, o excesivo don a mis tradicionalismos y apegos al sentimiento de pertenencia y fidelidad absoluta.- Imposible de entenderlo y mucho menos aún de aceptarlo.

Sin embargo; al transcurrir de los días y observando que yo seguía molesta por el proceder vulgar y prosaico de mi amigo (cosa que a mi no tenía por qué afectarme). Una noche cualquiera me propuse analizar con seriedad y profundidad este aspecto importante que como factor de riesgo, pudiera convertirse en una amenaza o una mancha imborrable en la tela de juicio de todo honor, y que de paso sea dicho, se lleva “entre las patas” indecorosamente el pudor y hasta la dignidad de cualquier ser humano.

Observando con profunda sinceridad, se puede descubrir que la imagen que tenemos de sí mismos, por supuesto jamás coincidirá con la que los demás tienen de nosotros, ya que en medio de éstos dos aspectos, pulula “salerosamente” un concepto muy importante que no quiero darle nombre, porque no vale la pena etiquetar algo que no tiene cabida como soporte de algo que es muy evidente y claro:

-¿Por qué me siento un chingón (a)…. si con mis actitudes estoy demostrando ser un pobre pendejo (a)?, qué lugar ocupa la congruencia, la sinceridad en éste este planteamiento?-

A ver… vamos a ver, analicemos esto con detenimiento…. Ejemplifiquemos.

Tengo una pareja, gozo del convencimiento que se trata del amor de mi vida, estoy profundamente enamorado(a), tengo planes serios, ilusiones, alegría, sueños…cuido a mi amor, lo atiendo, lo cuido, lo amo, lo valoro y quiero conservarlo. ¿Cómo es posible …que en determinado momento, sin que yo lo espere, ni me lo proponga deliberadamente, ni lo provoque, y además….por circunstancias que desconozco, me encuentro con alguien del pasado, alguien que fue importante para mi en el ayer. Me gustaba, me atraía, me ponía los nervios de punta, me aceleraba el ritmo cardiaco, la sangre me la revolucionaba al mil por hora, me temblaban las piernas, me comía las uñas, me resultaba insoportable cruzar la mirada de frente con la suya, la piel se me erizaba, empezaba a tartamudear, me apendejaba de manera total al sentirle irresistible… en fin… me llevaba al borde de un infarto al miocardio….. casi me daba el “pata-tus” al sentirle cerca de mi… y que…puf! ….

Se constituyó en todo un RETO, y que debido a mi falta de experiencia, o quizá de madurez, no tuve en ese momento la suficiente capacidad de asimilar la situación y preferí esconder mi cabeza bajo la tierra como las avestruces, para no hacer el oso de mi vida, o mejor dicho, el mayor ridículo de toda mi adolescencia. Lo dejé ir, se encontró otro amor y ya no supe mas nada qué pasó con ese “alguien” que logró sacudirme completito el tapete de mi existencia.

Pasó el tiempo, los años…. La vida nos colocó a ambos por caminos distintos… pero… pero… pero… cupidito travieso que es tan juguetón y que no suelta nunca su arco y sus flechitas, se pone a hacerle apuestas al destino para divertirse, volviendo a unir esos caminos donde necesariamente tenemos que volver a encontrarnos.

Llegó ese día, nos tenemos frente a frente nuevamente el uno al otro; afloran uno a uno todos los recuerdos, noto nostalgia en su mirada, ternura en el eco de su voz, añoranza en nuestras manos al tocarse, siento deseos de fusionarme en un abrazo eterno…quizá sin preguntarle nada, sin hablar…. ¿para qué?... no hace falta….Los poros de nuestra piel ya se lo han dicho todo al roce y complicidad de nuestra chispeante mirada llena de preguntas sin respuestas… Un deseo ardiente… un cerrar de ojos al unísono… un revolotear de maripositas sedientas en medio del vientre delirante, un invisible y poderoso imán devorando inclemente la geografía de nuestros cuerpos… y de pronto:

-¡OH NO! …. ¿Qué estás haciendo estúpida?

Un golpe sordo en el centro de la conciencia, me hace detenerme en seco, me para, me mutila de golpe toda la inspiración, transmutándola en un dolor que como muro aprisiona mi garganta…quiero gritar, quiero llorar, la impotencia me desgarra el entendimiento, pero quiero sentir, tengo derecho, que no es pecaminoso lo que estoy haciendo y deseando.

Pero… - ¿Cómo jijos no va a ser malo? - -Estoy poniéndole los cuernos a mi pareja-
- I N S E N S A T A, ¿Que no te das cuenta? - ¡NO! – No le veo nada de malo echarme un taco de ojo de vez en cuando –me digo- Pero esto no se trata de un simple “taquito de ojo con chile piquín”, se trata de que quiero devorarme todo el banquete de un solo bocado…

En ese momento siento que mi “Amor” se vuelve ciego , como en los tiempos de la adolescencia, se vuelve ciego y egoísta, no pienso en las consecuencias, no pienso en el pobre “cachudo”, y “mandilón” que me espera en casa.

Pero.. ¡no!..¡no!..¡no!... yo tengo derecho a pensar… a sentir.. a ser libre…a vivir mi vida como yo quiero vivirla. –A él lo amo-…. –El es mi hombre-… Esto es eventual (quizá), transitorio y pasajero, y mi pareja no tiene por qué enterarse, total no me perderá…seguiré amándolo, seguiré viviendo con él… nada pasará.. nada malo pasará.

- ¿Pero cómo no va a suceder nada malo mujer?, Si estás deseando que otro hombre que no es tu marido, te bese, te abrace te estruje y te haga suya, le estás otorgando todo ese derecho en charola de plata…- ¿no te sientes mal contigo misma?...¿No te remuerde la conciencia con esa doblez?... ¿Dónde quedó el Amor, la Sinceridad, la Fidelidad que dijiste tenerle a quien juraste AMOR ETERNO, y a quien realmente amas y quieres conservar para toda la vida? -

- Sí; es verdad… a mi marido lo amo, lo adoro, lo idolatro porque me es muy útil como pareja, en la casa, en la cama, en mi vida… Pero, últimamente ronca mucho por las noches y me hace la vida imposible con sus celos estúpidos y su posesividad, me ahoga, me asfixia con sus celos y su vigilancia constante. No tengo privacidad, no tengo individualidad, no me tiene confianza… me harta vivir así. Quiero respirar otro ambiente grrrr-

- Me daré una “escapadita” para retomar mi aliento… si.. si.. si..eso es…no pasará nada malo, yo a EL lo amo, yo sé que lo amo.. y solo es eso… estoy cansada, la oficina, la casa, el centro comercial, la cocina, el lavadero, la plancha, es agotante, puf…. Pero sé que lo amo y no lo cambiaría por nada ni por nadie.-

- El no tiene derecho de celarme, ni de enclaustrarme en la casa como si fuera un un mueble decorativo, un objeto de su propiedad, no le falto al respeto si salgo a platicar, o a tomar una charla al aire libre de la plazuela, distraerme o relajarme de vez en cuando. –Lo amo y no sería capaz de faltarle -


- ¿No serías capaz de faltarle?,…Por Dios Mujer….¿quién te entiende?....

He ahí la trama, de un dilema completo de muchas mujeres que a través del tiempo y todos los tiempos hemos tenido que enfrentar, y con todo el dolor de nuestra dignidad y de nuestro corazón (somos imbéciles, pero fieles), reconocemos que preferimos muchas veces sacrificar hasta nuestras propias emociones, lacerando nuestra razón atormentada por amar y dormir con un hombre y pensar en otro, pero llega el momento en que decididamente nos gritamos a si mismas:

- ¡YA BASTA! – YA ESTUVO SUAVE DE HACER EL RIDICULO. HASTA HOY HE SIDO UNA MUJER DEBASTADA POR MI PROPIO DESALIENTO, CAUTIVA DE MIS EMOCIONES Y MIS INSTINTOS, AGOBIADA POR LA ANGUSTIA Y EL CARIÑO QUE HE DADO A RAUDALES… SOY UNA MUJER CON UN PROPÒSITO DEFINIDO, EN EL QUE NO QUIERO INCLUIR YA….. LA INFLUENCIA DE NINGUNA TENTACION NEFASTA… NO ESTOY DISPUESTA A PERDER LO MEJOR POR LO PEOR.-
- ME VOLVI LOCA CON MOMENTOS DE DEBILIDAD, NO SOY PERFECTA, PERO POSEO LA FUERZA Y EL CARÁCTER PARA NO CEDER, PARA NO CAER EN ESAS TENTACIONES…. PERDI MIS PROPIOS LIMITES, ESTUVE A PUNTO DE TRAICIONAR A MI FAMILIA, A MIS PADRES, A MIS HERMANOS, A MI ETICA, A MI DIGNIDAD Y SOBRE TODO…. ESTUVE A PUNTO DE FALLARME A MI MISMA Y DE FALLARLE A MI MAS GRANDE AMOR.

Claro es que no es fácil agarrar al toro por los cuernos, enfrentar y trascender nuestras pruebas de fuego.- Sin embargo cabe recordar que precisamente es por el fuego, a través del fuego como se miden y se prueban todos los metales. Y bien vale la pena el sacrificio de “atar, amarrar nuestros instintos carnales” que son hasta cierto punto, normales en la piel de toda mujer normal, que vive, que sueña, que siente, que desea, que ama, pero que también reconoce que tiene el derecho de ser plenamente respetada en la misma proporción por su pareja… y que no es justo que se nos tome como “objetos de supermercado” que pueden obtenerse con el poder de una firma, y muchas veces hasta sin ella.

Pero vale la pena… claro que vale la pena hacer un alto en el camino para elaborarle un nudito al corazón, cerrarle el paso a las tentaciones en pos de valores y sentimientos de alto y refinado protocolo, amores y formas de amar mucho mas elevados que un simple momento de “calentura” … fiebre o “pasión de un rato” … llamarada de petate, como diría mi abuelo. (hay que saberle robar el fuego al diablo)

En esto de “robarle el fuego al diablo”, existe un peligro más común y en el que casi todos hemos caído, es el de "jugar con fuego" con el corazón, con los sentimientos. Ese fuego tremendo que quema por una mirada, por el leve roce de una mano amada pero indebidamente deseada: desgraciadamente este peligro se vive constantemente ya que no es raro el caso de la esposa o esposo solitario, que se dicen incomprendidos o que por circunstancias especiales hay ausencias; en un momento surge una amistad, se entienden maravillosamente, vibran ambos con un atardecer, descubren bellezas escondidas en las personas, circunstancias o cosas, gozan con el mismo tipo de música, disfrutan el murmullo del mar, admiran las olas de la playa que llegan como escarolas de organdí, a besar la arena aunque vengan cansadas de viajar. Naturalmente que el trato continuado y la atracción les hacen llegar a "jugar con fuego", porque no pueden vivir plenamente unidos, tienen ya otros lazos que les atan, los momentos fugaces de alegría sirven de alimento para continuar adelante, pero con frecuencia crean vacío o remordimientos.

Vivir esto, es muy peligroso por delicioso que sea, no olvidemos que es "fuego y quema", destruye y mata. Parece cosa de niños, probablemente no le demos importancia pero a la larga nos lleva a perder la PAZ. No debemos olvidar que Dios nos perdona siempre, los hombres algunas veces, pero la naturaleza ¡nunca!. Si las cosas que hacemos nos alteran, nos quitan la paz y no nos llevan a la unión con Dios.. . .¡no valen la pena! nos debemos de alejar a tiempo, pidiéndole fuerzas a nuestro Padre Dios para no caer mas en tentación. Solo lo que nos lleva a EL da verdadera plenitud y paz en el corazón.

Con mis respetos y cariño siempre,
Doral.

martes, 16 de febrero de 2010

¿Sufres por desamparo emocional?



¿Sufres por desamparo emocional?

Dicen que el mal de nuestro mundo es la soledad, pero creo que hay un mal mayor, y se llama: “Temor”, miedo a no tener nada ni a nadie a quien "agarrarse" en circunstancias especiales de nuestra vida, como por ejemplo: Una ruptura sentimental, las sátiras palabras hirientes de tu ser amado, las mentiras, los engaños, las falsedades, la infidelidad, las traiciones, etc., son situaciones que llevan al ser humano a sentirse derrotado y desamparado emocionalmente.

No hay palabras humanas para describir la dura sensación que se siente cuando todo ha terminado, cuando todos se han ido, cuando te has quedado sola, absolutamente sola, sin nada ni nadie de quién sujetarte, y triste de sentirse a la deriva de las circunstancias, máxime cuando aprendiste a confiar con facilidad en las personas que ya no están más en tu vida por alguna razón, y no resulta nada grato ni fácil el aceptar que algo falló, y que no se esperaba el tiro de gracia en lo que mas duele: "La dignidad".

Pero ser mujeres auténticas y dignas tiene un precio elevado amigas queridas, que muchas veces sólo se puede pagar con dolor y silencio, el dolor de nuestra orfandad afectiva, es un factor (o conflicto emocional bien profundo), que requiere ser atendido de manera inmediata, a través de nuestra comprensión creadora primero, antes de rebasar límites para no caer en el desequilibrio de las fuerzas mentales, sentimentales o psíquicas.

Ante situaciones inesperadas, como la pérdida de un ser amado, algunas personas reaccionan de manera violenta e impulsiva debido a la desesperación. Otras reaccionan de manera sensible, llegando al grado de lágrimas, cayendo incluso en el charco de la auto-compasión, creándose allí otro conflicto íntimo de baja auto-estima.

Las redes neuronales trabajan coordinadamente y siempre en cadena, pues una cosa lleva a la otra, de manera entrelazada, enredando a veces peligrosamente los circuitos emocionales y cerebrales, llevando a la persona a grados muy profundos de depresión, abandono y desinterés social.

En este marco de las cosas, se hace necesario, justo y urgente entender, que como seres humanos tenemos derechos sí; pero el más elevado, es el de no depender emocionalmente de nada ni de nadie en ningún sentido y por ningún motivo, so pena de correr el riego de recibir tremendos golpes en el alma.

Somos seres sociales es cierto, pero también somos autónomos, ya que el organismo humano fue dotado (afortunadamente), de miles de defensas y una amplia coeficiencia mental, con suficiente espacio para el entendimiento, la comprensión y el conocimiento, que deberían ser explorados y explotados al máximo, pero de manera equilibrada, ubicada, prudente, inteligente y correcta, sin lastimar a nadie, ni permitir que otros nos lastimen.

Sin embargo, y en honor a la verdad, es justo reconocer también que por naturaleza humana, el ser humano es un ser dependiente. El ser humano depende del sol para vivir, del agua para saciar su sed, del aire para llevar oxígeno a su cerebro, de la tierra para sostener sus pasos. El ser humano depende del mismo hombre en muchos sentidos. Depende de sus padres, de sus hermanos, de sus hijos, de su familia, y ni qué decir de su pareja o compañera(o) de vida.

El ser humano depende mucho y para todo de su prójimo, es un ser dependiente de las costumbres, de los hábitos, vicios errores o apegos que en determinado momento se deben y se tienen que soltar y dejar ir con el pasado. Claro que esos procesos son lentos muy dolorosos (cuando se sufre, todo es lento y doloroso), precisamente porque no hemos aprendido a tener bajo control, el manejo de nuestras emociones, ni hemos aprendido a extraer la savia bendita de nuestros errores para identificar la manera correcta, apropiada e independiente y autónoma de vivir la vida tal como es, sin mezclar sentimientos.

Cierto es que todos necesitamos de todos (eso es irrefutable e ineludible), pero a lo que me refiero es que resulta importante, darnos cuenta de que, cuando llegamos a este mundo no traíamos nada, y cuando nos toque partir tampoco nos llevaremos nada a la tumba… ¡Ni un triste alfiler!

Cuando nacimos no nos dieron un manual sobre cómo vivir la vida, pero forjar la vida a través del lenguaje, la comunicación y el aprendizaje, nos ha dado la facultad de crear conciencia sobre las cosas y las personas que nos rodean. Cultivar valores es, por lo tanto lo esencial y realmente importante.

Pero me pregunto: ¿Cómo vamos a lograr crear conciencia?, si al primer grito, insulto u ofensa ya estamos respondiendo con agresividad (la violencia engendra violencia), ¿Por qué se tiene que vivir con la espada siempre desenvainada, y generando conflictos y fricciones?

Toda esa cruzada de emociones mal digeridas, a la larga se convierte en un desgaste psíquico tremendo, llevando al ser humano a vivir en un mundo lleno sufrimientos y de desamparo emocional. Tenemos que aprender a no reaccionar como lo hace la demás gente, tenemos que aprender a ser seres únicos, auténticos, naturales, irrepetibles e irremplazables, unos seres realmente muy especiales, pero demostrándolo con hechos y no tanto con simples palabras que suele llevarse el viento.

Lo mejor es darnos cuenta aquí y ahora, que somos seres capaces de salir adelante ante cualquier adversidad, sin importar qué tan fuerte o dolorosa sea, que podemos lograrlo sin tener necesidad de recurrir a ningún recurso o apego del pasado, ser fuertes para decidir, fuertes para enfrentar nuestras circunstancias de vida, fuertes para hablar, y fuertes para callar cuando se debe callar y punto. ¿Quién dijo, o dónde está escrito que está prohibido?


Un enorme abrazo del corazón y paz.

Doral.

lunes, 15 de febrero de 2010

¡El amor y su máxima manifestación!



¡El amor y su máxima manifestación!


14 de Febrero; día selecto en México y en muchos otros países del mundo para celebrar al Amor y me supongo que por alguna razón, el ser humano establece códigos y códices para etiquetar y festejar con gala y pompa cada motivo o cada ocasión cualquiera que sea.

Pero es difícil coincibir por qué, o por quién fue seleccionado un solo día del año para celebrar y rendir honor a un sentimiento tan hidalgo, coloso, titanezco, poeta y guerrero como es el hálito, el soplo divino, el trono del dominio de la vida que se manifiesta en cada latido de nuestro corazón... y que la gente le llama: ¡AMOR!

Ese AMOR (con mayúscula), se manifiesta en la naturaleza, se manfiesta en cada inhalación y exhalación, en cada sístole y diástole de la existencia misma, en cada flujo y reflujo de todo movimiento, en el suspiro de la vida universal en si, que no es para vivirse y celebrarse un día, o unas horas al año solamente, sino para sentirse cada momento en el tiempo y mas allá del tiempo que ha sido nuestro, desde la eternidad, fuera de toda concepción, fuera de toda lógica, fuera de toda tesis y antítesis, porque el Amor es en si mismo: La Síntesis del Conocimiento Universal mas divino, es la vida, es la Aurora de la Luz Inmortal, es conciencia, es mística, es lealtad e in-con-dicionalidad, es comprensión creadora, es luz, fuerza, esperanza, y fe, es…

EL ES… y …EL ES EL…. Lo que da vida a la vida... lo que es, lo que siempre ha sido y lo que siempre será. Sin etiquetas, ni títulos ni cartones.

El Amor es como un pájaro de albo plumaje que planea majestuoso, libre y autónomo en pos de su propio latido, no se encarcela, no se enclaustra, no se sujeta a nada, ni a nadie, o se asfixiaría, no movería sus alas, no cantaría, y moriría en su propio sopor.

El amor es como la fresca risa de un niño, con coraza de inocencia y candor, se nutre de su mas elevada y fantástica imaginación que es comprensiva y creadora, teniendo como única espada de protección, la mas excelsa y pura ternura que desarma, enaltece y se convierte en antídoto…contra el amor; no lo hay…

¿De qué otra forma se puede reaccionar ante el amor, sino con amor mismo?

¡Salve por ello!... Oh Dios…. Al Amor en su máxima expresión… -Sí…EL AMOR MISMO- … por tratarse del ingrediente de mas exquisito sabor y de más alto, más refinado protocolo y sencillez en un sólo chackty potencial servido en el platillo principal que es: El banquete de la creación y la vida en todas sus manifestaciones: Música, Alegría, Poesía, Filosofía, Ciencia, Arte y Mística como pilares principales de toda evolución nutriente y crecimiento.

Feliz día de San Valentín, y felicidades valentinianos.
Con mis respetos y cariño siempre.

Doral.

sábado, 13 de febrero de 2010

¡Feliz día del amor y la amistad!



¡Feliz día del amor y la amistad!

Sin duda amigas lectoras, que recibir el día de San Valentín sin saber si quiera lo que vamos a regalar, es un desastre para muchas mujeres (y tambien para algunos caballeros), algunos porque no tienen dinero, otros porque ya se recorrieron todas las tiendas y no encuentran nada al alcance de sus posibilidades, no hay forma de levantar el ánimo tambien para aquellas pesonas que no tienen pareja y desearían tenerla en un día tan especial como lo es el día del amor y la amistad.

Sin embargo, para todos aquellos corazones preocupados, aquí vamos a dejarles una recetita infalible, miren ustedes: Todos los seres humanos damos; queramos o no, lo que tenemos. En nuestro diario quehacer como individuos miembros de una naturaleza humana tan compleja, veamos algo importante:

Nos damos a nosotros mismos en la cantidad y con la calidad que nuestro propio esquema personal nos condiciona, cuidado personal, alimentación, alegría, ejercicio, etc. ¿cierto?, entonces...

¿Cuál es mi expresión?
¿Cuál es mi actitud?
¿Qué inspiro?
¿Qué genero ante los demás?
¿Qué quiero dar realmente a quien más amo?

Son preguntas que antes de cada acción, se hace necesario planteárnoslas al interior nuestro, no sólo este día, sino todos los días del año, porque finalmente las personas que nos rodean, esperan de nosotros lo que a nosotros nos gustaría recibir de ellas. ¿verdad?

Sin embargo, no siempre es así, en ocasiones consciente o inconscientemente nos mostramos de tal forma que a los que queremos (pareja, familia, amigos, etc.) los dejamos con una completa y enredosa madeja de sentimientos encontrados, por no mostrarnos tal como quisiéramos ser. A los que servimos (trabajo, usuarios, vecinos, familiares, etc), pretendemos esquivarlos como el mejor púgil de boxeo pensando que son golpes, cuando en realidad son sus necesidades las que nos están expresando, y para atenderlas es que estamos de alguna manera a su lado.

Todo es tan complejo y tan fácil como lo queramos ver. Todo depende de nuestra integridad como personas, como manejamos nuestra inteligencia en combinación con nuestras emociones, dejando ver nuestra verdadera esencia como seres humanos.

Yo quiero regalar hoy lo mejor de mí; -decimos muy convencidas(dos)- ay, y hoy con más razón, si es día del amor y la amistad, no puedo quedar mal con mi amado(a), pero ¿Qué más puedo dar que no lo tenga que comprar con dineros?

¡Pues regalemos afecto, no lo compremos!, vale más y cuesta menos ¿o no?, desarrollemos nuestra imaginación: ¡Vamos, hagámoslo!

La palabra “desarrollo”, es un derivado de la palabra “rollo”; desarrollar entonces es desplegar un rollo, desenredar en lenguaje metafórico significa que el organismo vivo, incluyendo al hombre, posee dentro de sí, virtualmente y en forma germinal, muchas habilidades, destrezas, cualidades, etc., y que todo lo que significa es desplegarlas, desenrollarlas, me explico mejor:

Tengo entendido que Desarrollo Humano, es el proceso por medio del cual, el ser humano, realiza un desarrollo consciente y constante de su potencialidades, del conocimiento y valoración de si mismo y de su relación con las personas que lo rodean.(aquí vamos todos incluídos)

El desarrollo del potencial humano es como un enfoque contemporáneo surgido dentro de la psicología humanística, que es considerada la tercera fuerza de la psicología al plantear una concepción mucho más amplia y profunda de lo que implica y significa el “ser humano”. Y el interés central del enfoque humanista se encuentra en el estudio y comprensión del complejo fenómeno humano, especialmente en sus atributos relacionados con los valores, la auto-conciencia, la autoestima, la salud, la creatividad, el significado de la existencia y la plena realización del potencial bio-psico-social propio de la naturaleza humana, procurando el desarrollo en cada persona como un ser único, espléndido, arrollador, distinto e irrepetible para que funcione bien, con su singularidad, en cualquier ámbito, sea dentro del núcleo familiar, o en algún grupo de trabajo, o dentro de alguna organización la cual puede ser el lugar adecuado para su crecimiento integral.

Pero se preguntarán ustedes: ¿A qué viene todo este rollo si estamos hablando del amor y la amistad?

Deviene precisamente de que el ser humano sin todos estos "rollos" o valores, no estaría capacitado ni en posibilidades ni siquiera para tomar en cuenta un día tan bonito como es el día de San Valentín. A ver; ¿de qué serviría tener mucho dinero si ni siquiera sabes qué comprar con él? o tal vez si sepas qué comprar con él, ¿pero estás segura de que le gustará a tu ser amado lo que le compraste?.

Por lo tanto no te afanes tanto en andar buscando lo que ni siquiera a tí te va a convencer, porque cuando el corazón enamorado del hombre y la mujer busca quedar bien, casi siempre sucede todo lo contrario, mejor preocúpate por saber qué necesita tu pareja, pregúntaselo, acercate a ella(él) conversen, dialoguen, mírense a los ojos, abrácense y abracen ambos a la vida que es muy sabia para vivir en medio de los dos; uno que nació para amar mucho y el otro que nació para amar mejor. Ese es el mejor regalo y lo demás, uf...es lo de menos, solitos y tomados de la mano ya tendrán todo el tiempo del mundo para recorrer todas las tiendas y comprar lo que se les dé la gana y punto.

Diviértanse y pásenla súper porque el amor y la amistad merece éso y mucho más.

¡Feliz día de San Valentín corazonas de mi alma!
Con mis respetos y cariño siempre.

Doral.

viernes, 12 de febrero de 2010

¡Un camino para descubrir el amor!



¡Un camino para descubrir el amor!

Hacía mucho tiempo que no veía a Carlos, viaja mucho debido a su trabajo, y como yo también siempre estoy muy ocupada, casi no coincidimos. Alguien que también lo conoce me comentó que había tenido un accidente en carretera y lo tenían en completo reposo reponiéndose de varias fracturas. Fui a visitarlo, me puse a platicar con él hasta llegar al punto importante que deseaba mencionarle: LA AMISTAD.

El es un hombre que nunca creyó que existiera una verdadera amistad, me decía siempre que todo era puro interés, y él se sentía tan poca cosa que creía que no dejaba huella de ninguna especie, que las personas pasaban por su vida sin percatarse de su existencia, mucho menos se detenían a brindarle alguna atención.

Le explicaba lo que a mí me parecía la amistad: Que era un lazo profundo que UNE a las personas para ayudarnos a vivir, alguien con quien poder SER nosotros mismos, tener una persona amiga es un tesoro incalculable, un amigo con el cual podamos compartir alegrías y tristezas.

En su lecho, Carlos tuvo que darse cuenta que él tenía desde hace tiempo muy buenos amigos, lo visitaron, lo consolaron y yo sentí un gozo enorme en mi alma pues se había realizado en él, el milagro de creer en el AMOR de los seres humanos, no hubo un día en que él no recibiera una fruta, un antojito, alguien que se ofreciera a acompañarlo, a darle una vuelta para distraerlo, en fin.

El vió palpablemente como Dios nos lleva a puerto seguro aunque tenga que valerse de vientos contrarios.

Esto que le pasó a mi amigo, nos puede pasar a nosotros, no nos detenemos a dar gracias a Dios por los amigos que tenemos cerca, y es que insistimos tanto en el NO TENGO TIEMPO, que asesina nuestro mundo actual, nos priva de disfrutar el néctar maravilloso de valorar una amistad que nos enriquece, que nos ilumina el día y que nos hace ser mejores personas.

Todos en más o menos grado considero que contamos con amigos, lo importante es primero SABER serlo uno mismo, luego es valorarnos y conservarlos. Siento que todos podemos DAR algo a nuestros amigos y amigas, hacerles sentir que son importantes para nosotros, que nos ayudan a vivir, y nosotros estar en la mejor disposición de remendar el ala rota del amigo, un darle esperanza de que vuelva a volar.

Carlos después de su accidente está convencido de que existe la bondad en el mundo, él necesitó de mucho dolor, de muchas semanas de inmovilidad para comprender que otros seres podían ser sus piernas, sus ojos para leer y alimentar su alma. Ojalá que nosotros no necesitemos del dolor humano lascerante y profundo para CREER EN EL AMOR, ser conscientes de que debemos de DARLO HOY, quizá mañana sea demasiado tarde para demostrarlo.

En nuestra vida es importante DAR cariño y comprensión, CREER en la bondad de las personas, aunque éstas tengan muchos defectos, estoy segura que actuando así, la felicidad nos viene por añadidura.Los amigos son un tesoro, ¡cuidémoslos con mucho amor!

Con mi respeto y cariño siempre,

Doral.

jueves, 11 de febrero de 2010

¡Cupido anda suelto!



¡Cupido anda suelto!


Estamos ya a punto de recibir el día del amor y la amistad y aunque faltan escasos días para que sea el cumpleaños del angelito regordete, rojito y travieso que no suelta para nada su arco y su flecha para llegar al corazón de los enamorados, pues vamos a hablar hoy de ese personaje tan querido por todos los novios, esposos, amantes, amigos, enamorados y todos aquellos que saben muy bien que “Cupido” ya anda suelto, y buscando a quien flechar.

Hablar de personajes amados o de amor, es hablar de “flechazos” y nadie se ha escapado de “cupidito”, por lo menos una vez en la vida.

Este chico tan regordete, gracioso, cómico, inquieto, travieso y simpático, se presenta de forma inesperada en el corazón de los jóvenes y de los no tan jóvenes, con una fuerza increíble y emoción indescriptible que contagia a cualquiera.

Llega sin pedir permiso y suele irse sin decir adiós en el corazón humano. Algunas personas lo recibirán muy bien este próximo 14 de febrero, día en que todo mundo celebrará a “su santito” preferido: San Valentín, habrá muchos besos, regalos y caricias porque tambien es el día de los valentinianos.

¡Cuidado! ¡Cupido se ha escapado, anda suelto!

San Valentín es un gran tipo amoroso y sensacional, no escatima tiempo, ni su bolsillo para demostrar el aprecio y a veces lo ostenta con un simple detallito y otras hasta con una arreglo floral idéntico a los arbolitos de navidad, o a veces se discute con un “peluche gigante”.

Los grandes ramos de flores, son lindos pero se deshidratan pronto, los peluchitos y los peluchotes nos acompañan todo el año en la cama es cierto, pero cada persona que recibe la visita de éste “cupis tan especial” en su corazón, ofrece a su ser amado un regalo de acuerdo a su presupuesto y claro, para los comerciantes de las ciudades, ese día (14 de febrero), es el día que se hace un agosto en febrero.

Miles de personas circulan por las tiendas y establecimientos para mostrar sus productos y servicios, y se esmeran en presentar anticipadamente lo mejor posible sus artículos de regalar y atrapar clientes, que otro día estarán por sus instalaciones, escogiendo el mejor regalo para su ser amado.

Ese día pues, es mucho muy especial para todos los enamorados y mucho más especial lo es siempre para Don “cupido”, que se refina y se perfila elegantemente para quedar bien con todos cada año y todos los días del año si se trata de amarrar corazones, tan fácil como si se tratara de acordonar zapatos.

Y para lograrlo, tiene que hacer circo, maroma y teatro, buscando en su cartera, en su chequera, en su monedero y mirando hacia todas partes: En las vitrinas, escaparates y aparadores de los negocios, donde se exhiben cosas tan lindas y poder seleccionar lo mejor.

Los arreglos de canastas, chocolates y golosinas adornados con corazones, son el regalo clásico conmemorativo, tradicional que prefiere regalar cupidito para festejar el amor de sus flechaditos amorosos.

Para algunos otros selecciona globos gigantes de aire caliente con leyendas inscritas: “TE AMO”, incluso algunas inscritas hasta en idioma inglés: “I LOVE YOU”, como también en otros idiomas del mundo.

En las aulas de las escuelas, liceos y colegios, no faltaron tampoco los regalitos y detallitos ese día entre los amigos y entre aquellos que andan galanteando o cortejando a las chavas: Llaveritos, muñequitos, pañuelitos, tarjetitas, recaditos, paletas en forma de corazón, chocolates, bombones o flores con un oportuno manuscrito que dice: “Gracias por ser mi amigo(a)”…”Eres lo máximo”…”Eres un(a) amigo(a) genial”…”Te quiero mucho” etc.

Y en el más sublime de todos los casos, no faltó la frase más hermosa: “CON TODO MI AMOR”, escrita de puño y letra de los enamorados, en un gran cupido abrazando un enorme corazón de amor, resumiendo los sentimientos más profundos de quienes brindan ese día a su ser amado, todo su sentir.

Los peluches son los más codiciados, y son los “monos” más buscados y peleados por la “chaviza” (los chicos), especialmente los hombres para regalarles a la novia, esposa o compañera de su vida, ya que simbolizan protección a quienes se les otorga ese regalo tan bonito.

¿A quién de ustedes amigas lectoras, no les gusta dormir abrazadas de un peluche que les haya regalado su cupido?

Mi cupido tiene forma de “Pato Lucas”, ¿Y el de ustedes amigas queridas, qué forma tiene?

Digamos pues: Salud por “Cupido” que anda suelto, saludos y feliz día (anticipado) del amor y la amistad.

Doral.

miércoles, 10 de febrero de 2010

¡Mucho más que dos!


¡Mucho más que dos!

En muchas ocasiones hemos escuchadao y muy probablemente hasta repetido frases como: "es muy difícil explicarlo con palabras", "No sé cómo decir lo que siento", "No se decir cosas bonitas", etc.. Otra frase muy popular es: "No tengo palabras para"... y ya en último caso: "¿Pero para qué te lo digo si tú ya sabes bién lo que siento, no? llevándonos a concluir que es muy complicado expresar amor o amistad y peor aún tratar de definirlos con palabras humanas.

Pero lo que si es muy evidente es que todos los seres humanos estamos familiarizados con esa experiencia que no muy grata, se sigue repitiendo en cada generación desafortunadamente, perdiéndose ese romanticismo que imperaba en otros tiempos.

Amar y ser amados es una necesidad para todos los seres humanos; sólo basta dar una revisada a nuestro pasado y podremos evocar muchas escenas de amor: Esos balcones y aquellas serenatas tan lindas que recibían nuestras abuelas y bisabuelas, el pañuelito bordado y perfumado, la petición de mano y ay... esas bodas tan hermosas que duraban hasta tres días, hoy los matrimonios duran tres horas y san se les acabó el amor.

Evocar esas escenas de amor, nos hace suspirar, porque algunas fueron muy felices, otras dolorosas, ¿y cómo no? si amando se aprende a amar, pero tambien se genera sufrimiento cuando no se sabe cómo compartir el deseo de sentimiento, o cuando nuestra pareja no se atreve o no sabe cómo expresarlo. Es inútil, las palabras no salen ni con tirabuzón de su laringe ¿y qué hacer? ¡a fuerzas ni los zapatos entran! ¿cierto?

Sin embargo no vamos a generalizar aquí, porque hay quienes por allí, sí se atreven, sí se animan. Hay quienes aceptan el compromiso de dar y toman como reto el miedo al rechazo, asumen el riesgo de exponerse y ser lastimados porque saben que vale la pena pagar ese precio por ganar el corazón de su amada (o), un ser con quien compartirlo todo, por convertirse en una persona que ama y es amada profundamente.

Hablar de pagos, puede sonar inadecuado al reflexionar sobre el amor, sin embargo hay "relaciones" que se reducen sólo a éso, a una simple transacción: "Si me das te doy... o ¿porqué tengo que darte más si tú nunca me das nada?"

También hay quienes devalúan sus propios sentimientos y se abaratan, se ponen en oferta; hay también quienes engañan, hacen fraude de sentimientos, otros intentan comprarlos... o de repente hasta hay quien pretende "robarse" el preciado sentimiento, pero todos podemos pronosticar el resultado final: Dolor,vacío, ausencia y soledad.

Sólo entonces nos hacemos conscientes de que más que pagar un precio, se requiere hacer una inversión, se necesita como buenos emprendedores, luchar por una meta, asumir el riesgo, afrontar la adversidad, ser creativos para saber dar, responsabilizarse y sobre todo, ofrecer calidad... "Calidad personal", porque sólo invirtiendo lo mejor de nosotros mismos, podremos entender, conocer, disfrutar y compartir el tesoro del amor y la autenticidad de ese bendito sentimiento que se llama: "Amistad".

Ojalá que este próximo 14 de febrero todos... hombres y mujeres del mundo, seamos generosos al menos un día al año, y no escatimemos unos gramitos de amor a quienes más amamos, y doble ración de amor, para quienes no amamos porque lo necesitan más, pero que al dar, no esperemos nada a cambio, porque la mejor correspondencia radica precisamente en el arte que nuestras manos creadoras ponen al saberse dar incondicionalmente con todo el corazón.

Día de los enamorados sea tambien para aquellos que amamos la vida y amamos a Dios a través del amor en cada palabra y en cada pensamiento que tambien es creación.

Felicidades anticipadas de vuestra amiga siempre.

Doral.

lunes, 8 de febrero de 2010

¡Contigo o sin tí, quiero ser feliz!



¡Contigo o sin ti, quiero ser feliz!


Puede parecer frío, soso, indolente, egoísta, grosero, altanero y pasivo decirle a alguien: “ ¿Sabes qué?, me vale un soberano cuete lo que tú hagas o dejes de hacer… ¡Yo sigo y seguiré adelante, contigo o sin ti!” … claro; suena cruel ¿Cómo no? y más cuando se lo dices de frente a la persona que te ha dicho que te ama, aunque no lo haya demostrado al cien por cierto, pero es tu pareja, es la persona con quien has compartido tu cotidiano vivir, tus sueños, tus pesares, tus tantos momentos de amor, desamor y tantas otras cosas… trocitos de vida con los que has llenado día a día tu existencia.

Sin embargo amigas lectoras, en honor a la verdad, es justo reconocer franca y abiertamente, que a esta vida no se llega acompañado de nadie, que cuando llegamos a este mundo lo hacemos solos, y así nos toca aprender a respirar el primer hálito de vida, a llorar la primera lágrima, a patalear por sobrevivir y que cuando nos toque partir, tampoco nos llevaremos a la tumba ni siquiera un triste alfiler, mucho menos a la persona amada, ¡Qué más quisiéramos! ¿verdad?

Por supuesto que nuestros seres queridos todos son importantes para nosotros, eso no se le puede negar, aprendimos a amarlos, a valorarlos a estar con ellos, a compartir con ellos todo lo que en apariencia ha sido nuestra vida, pero en esencia sabemos que a la postre, sólo se vive uno a sí mismo, y que por más que amemos a una persona, siempre habrá un rinconcito de nuestro ser que se conserve intacto, intocable e inexplorado que nos pertenece entero por derecho propio, me refiero a nuestra propia individualidad.

Por lo tanto, hagamos ahora un inventario, vayamos al archivero de nuestra existencia, revisemos uno por uno todos los cajones donde se guardan los archivos, folders o carpetas separaditas en presente, pasado y futuro. Tengamos el valor de revisar y analizar detenidamente todo lo que nos gustó y no nos gustó (y que por lo mismo lo refundimos hasta el fondo), lo que aprovechamos y desaprovechamos, los momentos felices y los momentos tristes, también nuestros sueños, nuestros anhelos y hasta nuestras necias fantasías, todo se encuentra guardado allí, es nuestro historial de vida, nada se ha quedado afuera ni guardado en otro lugar, todo está concentrado allí en nuestro archivero personal muy íntimo.

Darse cuenta o despertar conciencia es el objetivo, que frente a nuestra vida sólo hay dos cosas: Lo que hemos hecho y lo que no hemos hecho, no hay más… no le demos más vueltas a este asunto por favor. Pues para concretar acciones y tomar decisiones, sólo basta asomarnos a nuestros aciertos y desaciertos, encontrar nuestras alas de libertad (que habíamos perdido), no de posesión, no nacimos para ser poseídas, nacimos para encontrar nuestro eco, nuestro propio cauce de vida y en la palabra podemos encontrar un testimonio valioso, pues hombre y mujer de este mundo, valen precisamente por la honestidad que pongan en sus palabras, nadie puede dar lo que no tiene, y a todos podemos engañar, menos a nuestro propio corazón.

En definitiva: Des-ahogarse, des-papelarse o limpiar los cajones del archivero de nuestra vida no puede ser algo inútil o tóxico, por el contrario: ¿Encontraste guardado algún evento doloroso? ¿Alguien que te lastimó? ¿Huiste en su momento sin afrontarlo? ¿Lo encontraste archivado en la carpeta del pasado? ¡Sácalo… analízalo, depúralo, y des-haste de esa basura!, yo te enseñaré cómo hacerlo tal como me enseñaron a mí, ¿quieres?... Vamos, nada pierdes con intentarlo:

“Cierra tus ojos por un momento, respira profundo, bucea hacia el interior de tu ser, enfoca a la persona que te lastimó, siéntala frente a ti, mírala bien, mira la actitud de su rostro y dile mental o verbalmente todo lo que tienes que decirle, lo que sientes con respecto a lo que pasó y cómo te hizo sentir, sácalo todo, vomítalo sin temor, mándalo al carajo o bendícela por todo lo que te dio, por todo lo que te enseñó, pero desahógate, bota todo y observa lo que ella (o él), pueda responderte. Una vez que lo haya hecho, finalmente suéltalo, déjalo donde debe estar, en tu corazón, o allá en su mundo, su espacio, perdónalo, déjalo ir en paz con estas palabras: “Tú eres tú y yo soy yo. Tú no veniste a este mundo a cumplir mis caprichos ni mis expectativas de vida ni yo las tuyas, pero si algún día nos volvemos a encontrar, qué bello será, y si no… tú toma tu camino y yo el mío” . Al terminar de ejercitar esta sencilla práctica, regresa a ti, abre los ojos, vuelve a respirar hondo, respira tu realidad, tu libertad… ¡Respira la vida a la que tú tienes todo el derecho del mundo!

Y ya para concluir, regálate el mejor don que Dios y la vida te habían dado anticipadamente (lo habías olvidado) y di para ti misma en tu corazón: “Contigo o sin ti, quiero ser feliz” y verás que lo vas a lograr.

Paz Inverencial.

Doral.

p.d. Agradecimientos supremos al Dr. Javier Yánez Saucedo por su brillante exposición en clase, una muy valiosa intervención e invitación a la más profunda de todas las reflexiones de vida. Dios le bendiga maestro. ¡Gracias!

domingo, 7 de febrero de 2010

¡Busco a un hombre, no a un papá!



¡Busco a un hombre, no a un papá!

¿Se han dado cuenta amigas lectoras de que la mayoría de los hombres por naturaleza propia siempre buscan a mujeres más jóvenes que ellos?, y las chicas jóvenes a su vez, por lo general prefieren a los señores maduros, a los hombres de edad, de experiencia, de respeto… y esto tiene su asociación en los llamados complejos de Edipo (ya no digamos de electra), ¡Qué interesante resulta entender todo esto!... veamos:

Parece increíble que la mayoría de las mujeres vivamos convencidas de que la estabilidad de la pareja radica en que nuestro compañero tenga hilos plateados poblando sus sienes, nos sentimos orgullosas de ello y hasta seguimos convencidas de que entre más “grande, fuerte y adusto” sea el compañero, más protección y amparo tendremos, más fiel nos será y más tiempo durará nuestra unión.

Llega el momento en que todo gira alrededor del afortunado caballero casi perfecto que tenemos a nuestro lado, nos acostumbramos tanto a depender de él, lo ponemos en un pedestal, lo queremos, lo amamos, lo adoramos, lo idolatramos, lo vemos casi como a un Dios y estamos pendientes de atender hasta la más mínima de sus solicitudes, pero...

¿Qué pasa cuando aquél hombre, seguro de su triunfo y su trofeo en mano, montado en sus caprichos empieza a celar desaforadamente a su mujer, a limitarla, a absorberla, a prohibirle, a asfixiarla con sus consejitos absurdos: “no quiero que gastes dinero en cosas innecesarias”, “Ya cuelga el teléfono”, “hoy no vas a ningún lado con tus amigas”, “si viene tu mamá dile que vamos a salir”, “haste cargo de los niños”, etc. Y la mujer sumisa obedece sin protestar para evitar fricciones.

¿Una mujer que ha perdido la vergüenza? ¡Por supuesto que no!, simple y sencillamente seleccionó como compañero a aquella persona con quien vive, porque de alguna manera reunía el perfil de su papá. Es igual de hacendoso y preocupado, le gusta vestir igual, tiene las mismas costumbres, hábitos y hasta vicios, la misma apariencia, come igual, duerme igual, ronca igual, hace las mismas cosas dentro del hogar… ¡Todo se lo recuerda! y hasta le llama la atención igual como lo hacía su papá. ¿qué significa que lo haya elegido como pareja?, significa que nunca terminó de vivir su niñez y que de alguna manera extraña y sigue apegada al pasado, ha quedado fijada y es por eso se refugia en su pareja… porque de alguna forma le llena ese vacío existencial, esa pulsión reprimida de su niñez, ¡son sus deseos frustrados!, sin embargo…

El problema no está en reconocer solamente esta situación, el problema estriba en que a estas alturas de su vida, la mujer debe superarlo, ¿y cómo va a superar esa situación si la pobre vive sometida, etiquetada, condicionada, incapaz hasta el cansancio de tanta dependencia física, emocional y hasta económica de parte de su compañero?

Es importante amigas lectoras darnos cuenta antes que nada, que la mujer no es un trapo de cocina, una toalla, “una cosa”, “un objeto” propiedad de nadie, ella es una persona con potencias, que está atravesando por una situación que debe ser analizada de manera seria y profunda, para que sea capaz de ser libre y responsable de sí misma, pero de ninguna manera es una mujer que ha perdido la vergüenza, o es una mujer arrastrada o extremadamente sumisa o torpe ¡Para nada!

La psicología humanista ve a las personas como semillitas muy preciadas, llenas de virtudes y principios ¡Belleza, virtud y promesa! dentro de cada una, y cualquiera que se lo proponga puede poseer la trascendencia a que tiene derecho, y también a la espiritualidad.

Por lo tanto mujer amiga, tú que me lees, repítete y apréndete de memoria esto si es posible: “Soy una persona con poder, con potencia, que estoy pasando por un proceso de maduración emocional, voy a trascender este problema que tengo (cualquiera que sea), porque merezco ser tratada como una persona y no como una enferma.

Finalmente no olvides, que tienes un CO-RAZON, y un RE-CUERDO (emoción y razón), dentro de ti, una razón cordial para enfrentar tus circunstancias de vida, cualquiera que sean, y si tienes que sacar a luz tu X-PRESION, e incluso deseas LLO-ORAR, hazlo, pero que sea por algo que valga la pena ¡hazlo por ti! y cierra tu ciclo de dolor y sufrimiento. El hombre es un ser que nació para la muerte, pero debemos dejar bien claro que la consigna para todos es aquí y ahora: ¡Vivir!

Continuará...


Con todo mi respeto y cariño dedicado al Dr. Javier Yañez Saucedo
Psicoterapeuta, Sexólogo, Conferencista, Coordinador General de Servicio Social y Catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa (México)

Doral.

jueves, 4 de febrero de 2010

¿Eres afecta a los gustitos mujer?



¿Eres afecta a los gustitos mujer?

Comentando con una buena amiga, me decía que ella no podía vivir sin estar pendiente de los accesorios que cada mañana debía lucir con cada vestido y que seleccionar los colores, los estilos, el peso y la combinación de los mismos, representaba para ella una ilusión muy grande, que eso le daba vida, le hacía vivir contenta, emocionada, feliz y segura de sí misma porque sabía que por muy económicas que fuesen sus prendas, siempre luciría muy hermosa, elegante y al último grito de la moda.

Y es que en realidad de verdad, no todas las mujeres somos expertas para saber combinar a la perfección el maquillaje, el peinado, la ropa, el calzado y los accesorios cómodos, adecuados, elegantes y de buen gusto para lucir siempre como una reina en cualquier ocasión, lugar, evento, tiempo y horario. Se requiere de una buena dosis de sentido común para seleccionar el vestuario adecuado para cada ocasión, o de lo contrario, nos haríamos acreedoras al generoso título de "pareces piñata" o "pájaro cú" que de mil colores pasas por la vida como pavorreal y que al son que te toquen debes bailar.

Es verdad, todas queremos lucir muy bien y sin que nos cueste mucho dinero, pero no todas lo logramos, a veces por querer vernos bien, nos echamos encima todos los collares, aretes y broches con brillitos que encontramos en el halajero, y lo cierto es que en vez de vernos bien, lucimos peor, porque la exageración destituye a la virtud. "Entre más es menos" dijo alguien por allí, no recuerdo quién, pero es verdad, entre menos polvo le pongas a tu nariz amiga lectora, más natural y hemosa lucirás ante los demás y dicho sea de paso, te desgastas menos con menos mortificación por competir con la apariencia de otras mujeres.

Pero hay otro tipo de "gustitos" que tambien esclavizan a la mujer; me refiero enfáticamente a esos antojitos irresistibles que nos hacen agua la boca. Algunas chicas son fanaticas o muy afectas a las frutillas aciditas con harto chamoy, naranjitas miniatura, rebanadas de mangos verdes bañaditos de chilito en polvo con mucho limón, o picosos con tamarindos saladitos, que por cierto, en algunos lugares donde venden esos "gustitos", les llaman: "Tarugos" y yo me pregunto: ¿Por qué tarugos? ¿Será porque al comerlos se queda una toda mensa, chupándose los dedos y deseando comerse otro diablito?

Y si de gustitos se trata, la mujer si que es una experta; pues hay quienes tienen debilidad por los chocolates, los pastelitos, las galletas, las nieves de garrafa, en cono o como sea, las gaseosas de todos sabores, colores, tamaños y antojos a rabiar, y sin embargo no falta alguna despistada por allí que a media noche se le antojen las fresas con crema y sin estar embarazada de pilón, a mí se me antojan por ejemplo los rabanitos ¡Qué locura! ¿a media noche? (jaja, no puede ser), ¿qué remedio? son gustitos, y si de esos se trata, prefiero que se me antojen los rábanos y no otra cosa más difícil de conseguir... (no digo más)

Pero haciendo inventarios, creo que es muy normal que la mujer se de sus "gustitos" de vez en cuando: Se trate de modas, fiestas, comidas, reuniones, costumbres o lo que se le antoje, incluso gustitos por echarse un taco de ojo muy merecido ¿por qué no? si por ver no se paga chicas, siempre y cuando no se nos antoje tocar porque allí si... bajo la responsabilidad de cada cual, y que después de todo, a la hora de la hora sabremos, si ha valido la pena o nó, darse y seguirse dando esos "gustitos de mujer", que por si acaso... lo bailado ¿quién nos lo quita?

Con mis respetos y cariño siempre,

Doral.



miércoles, 3 de febrero de 2010

¿Hasta dónde debo serle fiel a mi pareja?




¿Hasta dónde debo serle fiel a mi pareja?


Las leyes terrenales de nuestro mundo amigas queridas, sujetan al ser humano a normas y criterios que para mucha gente resultan caducos, tradicionalistas y demodados, si vamos a hacer una comparación con el ritmo y estilo de vida moderna, especialmente para aquellas mujeres que están viviendo su momento, que recien han adquirido compromisos de tipo sentimental.

Es obvio que para una pareja bien integrada, tanto en comunicación, entendimiento, adaptación, cariño y respeto, no sería ninguna novedad ni sacrificio alguno, que ambos, o alguno de los dos defendiera sus derechos a vivir su propia individualidad aún estando en pareja.

Existen miles de matrimonios que viven muy unidos, pero en absoluta libertad para tomar decisiones íntimas respecto a su persona, sin tener que "depender" necesariamente del permiso (autorización), o la opinión de su pareja, pero cuidando que dichas decisiones no afecten al otro por supuesto. Esas son las parejas ricas de amor y ebrias de confianza en sí mismas.

Pero desgraciadamente tambien hay millones de mujeres que viven enclaustradas dentro de su hogar, sintiéndose propiedad del marido, propiedad del amante, propiedad del novio celoso y posesivo, propiedad del patrón exigente o jefe laboral negrero y absorvente, propiedad de los hermanos mayores, tíos, abuelos y cuanto "macho" se les atraviese en el camino que se sienten con derechos a controlarles la vida y la vida cobra otro sentido para la mujer... el sentido del deber ser y vivir siempre para los demás primero y al último para sí misma, ¡Gran error!

Parejas a veces vienen a mí, pidiéndome un consejo: ¿Hasta dónde debo serle fiel a mi amado(a)?

Caray, qué difícil es saber hasta dónde llegan los límites de la fidelidad en una pareja que ni siquiera sabemos si permanece unida por conveniencia, por temor a la soledad, por obsesión, por amor o por capricho, por los hijos o por lo que sea... Nadie mejor para saberlo que cada uno de los dos. Veamos:

Desde el momento de nacer, cada persona trae en medio de su torta, una generosa rebanada de derechos bien aderezados con salsitas ricas de ilimitación. El ser humano no nació para ser condicionado, sometido, humillado, ni vendido ni comprado con una firma en un papel. El sagrado matrimonio es otra cosa. Su misma palabra lo dice bien claro: El matrimonio es un sacramento y no un compromiso obligado casi a la fuerza. Sacramento, deviene de la palabra "Sacro" o "Santo", que a su vez tiene su asociación en la divinidad y santidad, por lo tanto la fidelidad en la pareja que se casa por amor incondicional, permanece incólume ante estas cosas.

Pero lo interesante de todo ésto; es que muchas personas confunden la fidelidad con el compromiso y lo cierto es que son dos cosas distintas, se le puede ser fiel absolutamente a una persona y no tener compromiso con ella, o viceversa, se puede vivir en compromiso con ella y en la primera oportunidad serle infiel. ¿Verdad que es distinto?

Entonces, los límites de la fidelidad solamente puede marcarlos cada persona en su corazón o en su razón, incluso tiene derecho a quitar esos límites y seguir siendo fiel hasta el tuétano de los huesos si se le da la gana, o no serlo, allá cada quien con su conciencia, ¿y quiénes somos nosotros para juzgarle y hasta para condenarle?

Eres tú quien decide sobre tu vida mujer y nadie más. Si disfrutas que te usen, si te gusta sentirte "una cosa", "un mueble", "un objeto" propiedad de tu pareja, entonces no te quejes, sigue siendo fiel hasta que revientes y te canses de sufrir y te decidas a levantar tus orejas para defenderte. (perdón por decirlo así)

Fíjate en ésto: Nadie, absolutamente nadie tiene derecho de meterse dentro de ti y decidir por ti. ¡Eres tú la dueña de tu vida y de tus actos! ah, pero eso sí; recuerda que de todo lo que hagas tendrás que rendirle cuentas a Dios algún día, y no a tu marido.

Así que aquí cabe muy bién una máxima que dice: "No hagas a otros lo que no desees que te hagan a tí" y que convencidos o no, tarde o temprano todo caerá bajo su propio peso, porque todo lo que hacemos en esta vida, sea bueno o malo, regresará a buscarnos y punto.

Con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

lunes, 1 de febrero de 2010

Estudiar Teología Feminista: No digas que fue un sueño.



Estudiar Teología Feminista: No digas fue un sueño.


Hace unos meses, en una boda, una amiga que llevaba años sin ver me preguntó por mi vida. Le di cumplida información de mi situación personal y laboral y añadí: “Y estoy estudiando teología feminista”. “¿Teología feminista? ¿Qué es eso? ¿No son dos palabras incompatibles? ¿Cómo se estudia?”, dijo con la cara convertida en un interrogante. Sus preguntas, que dieron paso a una charla larga e interesante, me hicieron caer en la cuenta de algunas cosas, pues hasta ese momento nunca me había planteado cómo las teólogas feministas han llegado a serlo.

La teología feminista, mejor dicho, las teologías feministas, pues no hay una sola, han sido y son creadas por mujeres teólogas, sin más adjetivos, de forma autodidacta, leyéndose y estudiándose unas a otras, sirviéndose de herramientas de otras disciplinas, inspirándose en los métodos de otros estudios feministas y siendo también inspiración para otras estudiosas, partiendo siempre de la experiencia de las mujeres, haciéndose preguntas y rastreando las respuestas de manera nueva, cavando con las manos la tierra de la historia para sacar a la luz el pensamiento, la palabra y la vida de las mujeres, invisibilizadas y silenciadas durante siglos y milenios, recuperando las voces femeninas del pasado y del presente, muchas veces feministas sin saberlo, arriesgándose a recorrer caminos inexplorados, peligrosos y liberadores al mismo tiempo, exponiéndose una y otra vez…

Aunque oficialmente nacidos en la segunda mitad del siglo XX, los estudios teológicos feministas no son, sin embargo, una disciplina “en pañales”. Como mínimo, hay que reconocer que la “niña” ya ha aprendido a hablar con fluidez y, por tanto, a pensar. Es más, creo que la teología feminista es una joven adulta y capaz de crear un pensamiento valioso y profundamente transformador.

Nadie puede negar, por tanto, la existencia y la entidad de la teología feminista. Hay teólogos que incluso se atreven a afirmar que la teología feminista es la única que está aportando savia nueva a la “ciencia sobre Dios”. No obstante, la teología feminista, en el mejor de los casos, y no precisamente el más habitual, es una asignatura aislada en las facultades de Teología, especialmente en las que dependen de la Iglesia o de instituciones u órdenes eclesiales. La teología feminista no es tenida en cuenta en muchos círculos teológicos oficiales, pues se considera como algo que compete sólo a las mujeres. En muchas ocasiones, además, el feminismo se considera un peligro, cuando no algo claramente heterodoxo.

Este boicot, patente o latente, a la teología feminista tiene consecuencias. Por un lado, la invisibiliza, y esta invisibilidad dificulta el acceso a los estudios teológicos feministas de las personas interesadas en ellos. Por otra, ignora las investigaciones, trabajos y logros de las teólogas feministas. En estas condiciones, quienes quieren acceder a la teología feminista han de ser prácticamente autodidactas. Y esa ha sido mi experiencia durante casi una década.

Soy una buscadora de sentido desde que tengo uso de razón, aunque no siempre he sido consciente de ello. Unas veces, son las preguntas las que ponen en marcha una búsqueda. Otras, es precisamente la ausencia de interrogantes la que genera inquietud y un inexplicable deseo de buscar algo, algo que a menudo no se sabe qué es, hasta que se encuentra. Fue lo que me pasó con la teología feminista. Llevaba mucho tiempo buscándola, pero sólo lo supe cuando la encontré y pude poner nombre a muchas intuiciones y vivencias que, hasta entonces, no había sabido formular y, en ocasiones, ni siquiera reconocer.

Mi encuentro con la teología feminista, como muchos grandes descubrimientos, fue algo casual y confieso que no pude resistirme a ella. Desde el primer momento despertó todo mi interés y también un cierto vértigo, pues supe que no sería inmune a sus efectos. Decidí seguir buscando, pero no me resultó nada fácil, a pesar de que no estaba sola, pues formaba y formo parte de un grupo de mujeres, también buscadoras de sentido e interesadas en la teología feminista. Queríamos saber más y empezamos a trabajar algunos libros, a tientas, inventando métodos para abordarlos y formas de compartir nuestros avances. Como “buenas” estudiantes de teología feminista, teníamos que ser autodidactas…

Durante casi diez años dediqué muchas horas a buscar textos de teología feminista, buceando por Internet, leyendo libros que me llevaban a otros libros, fuera cual fuera el tema concreto que abordaran los textos, intuyendo que había mucho más, pero no sabiendo cómo llegar a ello ordenadamente. Fui conociendo la terminología teológica feminista a base leer y releer textos, cayendo en la cuenta, días después, de lo que significaba algo que había leído cincuenta páginas antes. Algunas autoras me resultaban especialmente difíciles, pero seguía adelante con la esperanza de acabar entendiendo lo que decían. En realidad, no sabía cómo organizar ni mis descubrimientos ni los conocimientos que iba adquiriendo ni las ideas que yo misma iba generando. Y, en efecto, no fui inmune al contacto con la teología feminista, pues cambiar mi punto de vista lo transformó todo.

Hace dos años, también por casualidad, descubrí EFETA, la Escuela Feminista de Teología de Andalucía, que me dio la posibilidad de estudiar teología feminista de forma sistemática y con herramientas que, como autodidacta, hubiera tardado años en manejar. Al mismo tiempo que me iniciaba como alumna de la Escuela, empecé a formar parte del equipo de Umbrales, el espacio de espiritualidad feminista de EFETA, lo que supone para mí una experiencia única de búsqueda compartida de formas nuevas de encuentro conmigo misma, con la realidad, con la naturaleza y con la Divinidad, formas que Umbrales ofrece a quien quiera acercarse a nuestro espacio.

Encontrar EFETA fue, cualitativamente, tan importante como descubrir la teología feminista, porque EFETA es mucho más que una escuela en la que se adquieren conocimientos estructurados. Es, ante todo, un proyecto que excede los límites de las enseñanzas on line que se imparten y del que forman parte todas las personas que colaboran en él, sean alumnas o profesoras (mujeres la mayoría, pero no únicamente) o integrantes de otros equipos y comités. Es un marco de pensamiento teológico y de espiritualidad feministas, en el que se generan, se expresan y se comparten ideas. Y las ideas son poderosas, muy poderosas, porque transforman el mundo y la historia.

Me trasforman a mí. En los dos últimos años, mi vida ha cambiado mucho. Y yo también. Hago lo mismo que antes, pero con una perspectiva diferente, feminista y liberadora. Ordenar mis ideas, conocer otros puntos de vista, disponer de herramientas de análisis, encontrar personas con las que compartir, alimentar la autocrítica… me ha hecho más libre y más responsable, me ha descubierto un poder que no sabía que tenía, me ha dado palabras con las que expresarme y con las que luchar por lo que creo justo. También hago cosas nuevas, algunas retomadas de sueños que creía perdidos, otras, fruto de una nueva mirada que me mantiene despierta y de una nueva fuerza que me mantiene viva.

Este verano acudí a la asamblea de la Asociación de Mujeres Investigadoras en Teología (con abreviatura en inglés, ESWTR) que se celebró en Winchester. Me impresionó el valor que las teólogas europeas concedían a EFETA. Afirmaban que una escuela así era el sueño de cualquier teóloga feminista. Hace pocos días, una amiga fue testigo de cómo una conocida teóloga estadounidense le explicaba a una colega australiana qué era EFETA, mientras mostraba la mayor admiración por las teólogas españolas que habían sido capaces de poner en marcha un proyecto así. Ella también lo consideraba un sueño inalcanzable. Pero no es un sueño, sino una realidad.

Tenemos al alcance de nuestra mano la posibilidad de ser teólogas feministas superando el autodidactismo, de trabajar de una forma nueva, paritaria y liberadora, de crear conocimiento y de compartirlo, de encontrar nuevos lenguajes… Las teólogas profesoras de EFETA no tienen el título de Teología Feminista, pero quieren para sus alumnas algo mejor de lo que ellas mismas tuvieron. Quieren allanar algunos caminos, para que no se gasten todas nuestras energías en recorrer a tientas senderos en los que algunas mujeres ya han dejado sus lámparas encendidas. Quieren facilitar el acceso a los estudios teológicos feministas a todas las personas interesadas en ellos, que buscan y no siempre encuentran.

Quieren que nuestro pensamiento sea reconocido y que podamos dar razón de nuestra fe en una Divinidad de la que las mujeres somos imagen perfecta y de una esperanza en un mundo donde las mujeres seamos reconocidas como seres humanos plenos, adultos, libres y responsables, capaces de pensamiento, de palabra y de acción trasformadora.

¿Vamos a renunciar a este sueño?

Autora:
María José Ferrer Echávarri
Fuente: www.ciudaddemujeres.com

Got My Cursor @ 123Cursors.com