viernes, 6 de noviembre de 2015

LAS MUJERES SACRIFICADAS



LAS MUJERES SACRIFICADAS


Hablar de sacrificio implica hablar de abnegación, obediencia, humildad, renunciación, comprensión extrema o actitud sagrada que se ofrenda en honor a algo o a alguien.  Los motivos pueden ser individuales y variados, pero cuando se trata de sacrificarse por la pareja amada, convendría analizarlo previamente antes de actuar. 

Cuando te sacrificas por tu pareja, es entendible que estás dispuesta a hacerlo con el mayor gusto, porque estás en capacidad de hacer eso y mucho más por ese alguien que tú quieres, pero, ¿Tienes claro por qué, o para qué lo haces?

Revisar detenidamente los motivos no es difícil cuando se trata de ser sincera contigo misma, de darle una representación o un significado a aquel sacrificio, ya que no es una imposición del otro sino un acto voluntario que te nace del corazón, y obviamente tampoco se trata de buscar recompensa alguna.

¿Sabes porqué? Porque muchas personas (hombres y mujeres), tienen por costumbre utilizar el “supuesto sacrificio” como un chantaje emocional: “Si me hago la mártir, tal vez se compadezca de mi”, “Si entro en ayuno, pensará que voy a morir de hambre y vendrá corriendo”, “Aparentaré ser la heroína del cuento y llamaré la atención”, “Me haré la ofendida y me pedirá perdón”, “Me haré la sufrida y seguro le daré lástima”, etc., Hey… ¡Eso no es un sacrificio y ni se le parece!, sólo son juegos psicológicos en los que posiblemente tú misma quedes atrapada desde el primer intento.

Sacrificarte realmente implica tenacidad, esfuerzo, fortaleza, dolor, desvelos y quizá hasta lágrimas. No te confundas. Tal vez lo hagas para sanar tus culpas, para “pagar” tus errores del ayer, para resarcir daños, para reparar conductas inadecuadas, o simplemente para apoyar a tu pareja en sus proyectos de vida, porque puedes y quieres hacerlo, pero ojo, mucho ojo, no lo hagas simplemente por quedar bien con el otro, o por hacer méritos, o porque piensas que todo irá mejor… ¿Porqué tendrías que llegar a los extremos del sacrificio?. 

¿Acaso tu pareja está lejos y eres tú la que tienes que dejar todo para estar a su lado?, ¿Estás segura que quieres hacerlo?, ¿Sacrificarías Honor, Patria, Familia, Trabajo y Amigos?, Quizá te lleves la gran sorpresa de que las cosas no son como parecían, ¿Estarías dispuesta a correr el riesgo? 

¿O será acaso que tus hijos se quedaron sin coche y tú como eres tan buena y caritativa, tan comprensiva y sacrificada, prefieres prestarles tu carro por un tiempo aunque tengas que usar los buses? O simplemente ¿Vas en el bus muy lleno de gente y te gusta ceder tu asiento a otra persona aunque tú te vayas de pié? 

¿Y qué pasa cuando tienes que sacrificar tu bolsillo para prestar dineros que no van de acuerdo con tu presupuesto?. Ni te pagan, ni las gracias te dan y de pilón pierdes tu dinero y pierdes la amistad… ¡Ah, pero como eres una mártir, seguro que te irás derechito al cielo!, ¿Así piensas?, Revísate detenidamente. 

Para todo existe la ley del equilibrio amigas queridas, y todas tenemos que empezar precisamente por lo más sencillo: Revisarnos detenidamente, ¿Porqué hacemos las cosas?, ¿Para qué, con qué objeto hemos decidido sacrificarnos al grado del autosecuestro. Sí… estamos secuestradas por nuestro propio sistema de creencias rancias y caducas, o mejor dicho: Estamos tan acostumbradas a Autosabotear nuestra inteligencia, a ofender nuestro amor, y  de paso hasta a ignorar la sabiduría que Dios puso en el corazón de toda mujer. 

Tú tienes la última palabra: ¿Quieres seguir sacrificándote por algo o por alguien que quizá ni valga la pena?.

Con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Trate de no escribir en mayúsculas por favor, a parte de ser de muy mal gusto, da la impresión de estar gritando. ¡Gracias por su comprensión!


Got My Cursor @ 123Cursors.com