sábado, 31 de octubre de 2009

¿Festejas la noche de brujas?

Image Hosted by ImageShack.us

¿Festejas la noche de brujas?

Amigas queridas; es tradicional que en una noche como la de hoy, 31 de octubre, en muchos países del mundo se festeje el famoso Halloween, o noche de brujas, ¡Bueno, para festejar a la mujer que es o se siente brujita, no se necesita esperar la noche de Halloween! (jaja) ¿cierto?

Bien, pero veamos qué nos dicen los expertos en este tipo de conocimientos. Vayamos a la parte más emotiva de estas tradiciones que no tan gratas para algunos, siguen dando mucho que pensar y mucho de qué hablar a los estudiosos de estas cuestiones: Veamos...

"Trescientos años antes que Jesús naciera, los Celtas habitaron las islas Británicas, Escandinava y Europa Occidental Eran un grupo común y corriente, así como muchos de hoy en día. Su gobierno estaba controlado por una sociedad de sacerdotes paganos llamados Druidas. Los Druidas eran satanistas que alababan y servían al dios de la muerte Samhain (pronunciando Sa-ma). Estos sacerdotes satánicos literalmente controlaban la vida de las personas a través de un mecanismo de temor, mucha muerte, enfermedades y destrucción les sobrevino a los Celtas como resultado de los Druidas y sus prácticas.

Cada año, el 31 de octubre, los Druidas celebraban la noche del Samhain, mejor conocido como el festival de la muerte, el que es reconocido actualmente por los satanistas. Antón Lavey, autor de la “biblia satánica” y gran sacerdote de las iglesias satánicas, dice que existen tres días importantes para los satanistas: su cumpleaños, el 30 de abril y el día más importante: Halloween.

Añade que es en esa noche en la que los poderes satánicos llegan a su nivel máximo, y cualquier brujo u ocultista que haya tenido dificultad con hechizos o maldiciones puede alcanzar éxito en sus conjuros durante esa noche.

El 31 de octubre es el comienzo de un nuevo año para la brujería. La enciclopedia Word Book dice que este es el inicio de todo lo “frió, oscuro y la muerte”.

DULCE O TRAVESURA:

Los sacerdotes Druidas iban de casa en casa demandando todo tipo de comidas extrañas para su propio consumo y para ofrecerla después en el festival de la muerte. Si la gente se negaba a sus demandas hablaban una maldición demoníaca sobre el hogar, y la historia cuenta que alguien de esa familia moría en transcurso del año.

LA CALABAZA:

Los Druidas llevaban consigo un gran nabo hueco al que le esculpían un rostro en la parte frontal, esto para representar el espíritu demoníaco en el cual dependían para obtener poder y conocimiento. Este espíritu es llamado un espíritu familiar. El nabo encendido con una vela que va por dentro era usado por los Druidas como una linterna conforme iban de casa en casa por la noche, ellos creían que dicho espíritu habitaría en los nabos y los rehusaban ante sus demandas.

Cuando esta práctica vino a América, en los siglos XVIII y XIX, los nabos no eran conocidos, pero si tenían un vegetal nativo: LA CALABAZA. El nombre dado al espíritu que habitaba en el nabo era “Jock” y al llegar a América cambio a “Jack” quien vive en la linterna. Todo esto llego hasta nosotros vía los Estados Unidos.

QUE SIGNIFICA HALLOWEEN?

Cuando el emperador Constantino decretó que los habitantes de su imperio se convirtieran al cristianismo, muchos ritos paganos se introdujeron. Fue así como el festival de Samhain se infiltro. Ante la imposibilidad de abolir completamente las fiestas paganas, la iglesia decidió santificar algunas de ellas. En el siglo IX el Papa declaró el 1 de noviembre como el día de todos los santos, en honor a todos los martirizados.

La misa que se decía en el día de los santos es el “All hallowmas” y con los años se convirtió en All Hallows Eve, All Hallowed Eve y finalmente Halloween. Sin embargo, la gente no dejo sus ritos paganos ni dejo de alabar a los demonios. Lo que fue en un principio sigue siendo, Halloween es un día que promueve lo frío, lo oscuro y la muerte.

LA POSICIÓN DEL CRISTIANISMO:

1. La fiesta de Halloween, es una fiesta dedicada a Satanás y a sus demonios y no consideramos que sea una opción para divertimos. “Y no participéis en las obras de las tinieblas, sino mas bien reprendedla” Efesios 5:11

2. Es una fiesta que además apela al consumismo y promueve valores extraños a nuestra cultura.

3. Creemos que lo importante no son las expresiones externas de la fiesta, sino lo que se esconde tras ellas: la adoración a Satanás.

4. Sostenemos firmemente que el único digno de adoración es JESÚS, el hijo de Dios.

“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre”. Filipenses 2:10-11.

¡La diversión expensas de servir al demonio no es verdadera diversión!

Fuente: Rev. David Rodríguez
E-mail: pastor@elredentor.com

Salud y paz en Cristo,

Doral.

viernes, 30 de octubre de 2009

¿Decir adiós al Amor?



¿Decir adiós al amor?


Creo que decir adiós a una persona que sabemos que seguirá viviendo a pesar de que nos separemos de ella, es una santa bobería, ya que el último adiós sólo puede ser definitivo hasta que la persona muere y ya no le veremos jamás. Algunas personas no creen en el adiós parcial, sino en el último adiós frente a la muerte.

Cuando una pareja termina su relación, lo primero que se le ocurre decir es: “Gracias por todo y adiós” para dar por hecho de que nunca más volverán a verse, pero… ¡Claro que volverán a verse! Aunque ya no funcionen como pareja, pero seguirán viéndose, entonces ¿dónde quedó el adiós?, muchas parejas se separan y funcionan mejor como amigos que como pareja, incluso habiendo o no tenido hijos de esa relación.

Es cierto que el amor de la pareja cuando está compactada en la fidelidad y el amor verdadero, su unión deber ser recíprocamente afectiva, entregada en lo sexual, en lo mental y en lo espiritual, y en esas circunstancias a nadie le sería grato tener que decir adiós después de haberlo dado todo, para quedar reducidos a la nada, sería injusto ¿verdad?

Sin embargo; cuando no hay aceptación por parte de alguno de los dos, de que ya todo se terminó y que ya no es posible continuar apegados a los lazos del cariño que se le tenía a determinada persona, interiormente el alma se rebela, el corazón sufre y no quiere soltar sus afectos se le comprimen sus sentimientos, no quiere dar paso a otra nueva etapa de vida, no quiere decir adiós.

Entonces el ego se empieza a convertir en nuestro peor enemigo oculto, porque nos refleja un amor corporal que no desea soltar, ni quiere dejar ir, no quiere poner sus ojos en otro amor, porque su amor idealizado le llena toda su perspectiva, se refugia en la esperanza, en los recuerdos, en la necia fantasía de creer que algún día volverá y todo será como antes. Y la verdad de todo esto, es que lo único que está consiguiéndose es postergar el proceso de aceptar la realidad, que en algunos casos no se logra nunca.

Sin esta aceptación de la realidad, va a ser muy difícil recuperarse de haber perdido un amor, y más difícil todavía será volver a empezar otra nueva relación, crecer o madurar al lado de otra persona, siempre vivirá alimentándose de los recuerdos y por supuesto siempre estará comparando el pasado con el presente. En ese estado tan lamentable, no es posible ser feliz, hasta que se decida volver a empezar sin los fantasmas del ayer.

La mayoría de las mujeres estamos expuestas a caer en este tipo de situaciones confusas que nos estancan en nuestro crecimiento interior, ¿saben por qué? Porque para las mujeres de nuestro mundo, el amor romántico y la atracción sexual están disociados y para unir estos dos factores, se requiere de una maduración que muchas veces no se logra ni aún habiendo cumplido muchos años, y a parte es una causa de infidelidad en los matrimonios y en las parejas.

Este problema de inmadurez se agudiza cuando alguno de los dos se acostumbra a mantener relaciones sexuales con parejas esporádicas, teniendo su pareja formal. Se pierde el sentido y la noción de la realidad, se distorsionan y se confunden los sentimientos. Suele ser devastador porque se han dejado llevar por la fuerza de todas las emociones, perdiendo la identidad e individualidad propias, convirtiéndose en un títere a merced de los instintos de la persona idealizada, defendiendo un amor que está muy lejos de ser y que en realidad de verdad, no existe como tal.

Sin embargo; no todo está perdido amigas queridas, nos queda aún la dulce esperanza de aprender a poner los pies en la tierra y dejar de estar reciclando nuestro adiós anticipadamente a quienes todavía no han sido destronados del dominio de la vida, y a quienes (por cierto en su momento), nos hicieron el favor de regalaron mucho dolor y lágrimas, ya que sin ellas, nunca hubiésemos llegado a entender ni a comprender que al verdadero amor… ¡Jamás se le dice adiós… aunque éste se haya marchado de nuestras vidas!

Con mis respetos y cariño siempre.

Doral.

jueves, 29 de octubre de 2009

Esposa y amante, ¿al mismo tiempo?



Esposa y amante, ¿al mismo tiempo?



A mi correo personal ha llegado una carta amigas queridas, que me conmovió profundamente por su contenido. La carta corrobora lo que yo siempre he sostenido en todos mis escritos, y esto es, asegurar solemnemente que la mujer está preparada para amar de mil maneras, pero también para sufrir de muchas formas porque ella quiere.

Veamos el caso de Diana:

“Doral, le escribo esta carta para que me ayude por favor, mi vida es un infierno y no sé cómo salir de él. Estoy hecha un manojo de nervios constantemente, vivo en una diaria y repetida angustia, tristeza, decepciones y frustración, no sé qué me pasa Doral, siento que vivo en un infierno sin puertas de salida para mí, ayúdeme por favor.

Hace algún tiempo, un día cualquiera de mi vida, se me ocurrió meterme a un Chat, sin ninguna mala intención, más que distraerme un poco y me encontré con un chico con el que crucé apenas unas cuántas palabras: “Hola, de dónde eres”, y como vivíamos relativamente cerca me pidió el número telefónico, le di el número de mi oficina, porque pensé que nunca me llamaría, pero a los 5 minutos mi teléfono ya estaba sonando, y a partir de ese momento, empezamos a tratarnos de una manera muy especial.

Dos meses después vino a conocerme personalmente, estuvimos un fin de semana juntos y desde luego que todo fue “encantador”. Siento que esto hubiera sido perfecto si ambos fuésemos solteros, pero he allí el problema Doral, que los dos somos casados, y “supuestamente” tampoco ninguno de los dos andábamos buscando pareja, ni nada por el estilo.

Mi esposo se fue de viaje, y un año después es que yo conocí a esta persona, aunque él nunca me prometió nada, yo me enamoré demasiado, aunque posteriormente tuve que irme a vivir al lugar donde se encontraba trabajando mi esposo y desde entonces no he podido retomar el control de mi vida, caí en una depresión muy fuerte, he estado tomando terapias psicológicas. Alejandro (así se llama mi amante), y yo no nos vemos desde aquella vez, pero hablamos todos los días por teléfono, y cuando le pregunto porqué acepta que yo le llame, me dice que porque lo hago sentir muy bien, que me extraña, pero nunca me promete dejar a su mujer y a mi tampoco me gustaría dejar a mi esposo, aunque ya no lo amo, él y yo ahora somos dos amigos que viven y se divierten juntos, pero no hacemos el amor más que una o dos veces al mes… no puedo, cuando él me toca se me contraen los músculos y no logro ni siquiera excitarme o lubricarme.

Cuando estaba en depresión muy fuerte, él me hacía el amor aunque yo le decía que no quería y creo que eso me traumó porque me sentía violada y sentía que traicionaba a Alejandro. Sé que eso suena tonto y ridículo, pero así me siento.

Estoy saliendo de mi depresión y me estoy adaptando de nuevo a la sociedad, pero sexualmente no he podido lograrlo, no se que hacer estoy desesperada, pasa el tiempo y no logro trascender esto tan feo que siento.

Cuando yo conocí a Alejandro tenia sólo 3 años de casada y actualmente llevo 10, o sea que he vivido en un infierno por 7 años. El haber cambiado mi residencia a otro país y todo este problema, han ido retrasando la idea de decidirme a tener un hijo, que creo me ayudaría mucho para salir de mi estado anímico.

Mil veces me he propuesto que ya no le llamaré, que ya no le escribiré y termino haciéndolo, todo eso me produce coraje, mismo que me induce a imponerme castigos muy fuertes por ser una mujer tan débil. Alejandro dice que a veces está muy confundido, debe ser porque soy diez años menor que él, en cambio mi esposo es 18 años mayor que yo.

Ayúdeme por favor Doral, ya ve que hay quienes piensan que “ser la otra” es muy fácil, aquí les dejo una muestra de que no lo es tanto. ¿Qué debo hacer para sacar a este amor de mi mente y cuerpo?. Gracias. tu amiga, Diana”.

Concluye esta carta enviada por: “Tomy” (Playita Encantada), pidiéndome sea publicada como un testimonio de que vivir una doble vida no lleva a la mujer a nada bueno, y que todas aquellas mujeres que están atravesando por el mismo caso, deben hacer un esfuerzo supremo por soltar esos apegos tóxicos y destructivos en beneficio de su vida y de su propia familia.

Saludos afectuosos con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Si pudieras cambiar algo de ti misma, ¿Qué sería?



Si puedieras cambiar algo de ti misma, ¿Qué sería?


Empezaremos este tema tan interesante, amigas queridas, recordando aquello que dicen que todos al nacer traemos una “torta bajo el brazo”…¡Qué afortunados somos!, pero conforme vamos creciendo, no vemos la famosa “torta” por ningún lado, y en cambio vamos descubriéndonos muchos defectos físicos y psicológicos que cambiaríamos al tiro, si pudiéramos hacerlo.

A ver: Veamos ésto detenidamente:

Hay mujeres que no están conformes con su cuerpo físico (el estuche que guarda a nuestro Ser), algunas porque son gorditas, otras porque se sienten muy flaquitas, otras porque no caminan como una modelo profesional, y otras no quieren salirse del pantalón porque están traumadas de sus piernas.

Hay mujeres que desde los 16 años ya están pensando en el implante de senos porque quisieran tener bubis exuberantes y sexys para verse esculturales, así se conviertan en “mujeres de plástico”, o en el peor de los casos, se arriesgan a cualquier cirugía plástica para reducir las famosas “chaparreras”, o los molestos “rollitos y llantitas” en el vientre. Otras se hacen inyectar silicón en los labios para tenerlos sensuales, etc.

¿Y qué decir de aquellas que viven probándose pantalones y más pantalones, y no se encuentran las pompas por ningún lado, ¡jo! –qué ironía decirlo así- pero amigas, hay quienes que hasta se atreven a ponerse un short bajo el pantalón para verse más exóticas. Pero con otras, sucede todo lo contrario al probarse pantalones, que tan pronto se meten en un pantalón y al mirarse en el espejo… ¡Dios mío!, hasta se espantan de verse tan “petaconas”.

¿Quién nos entiende a las mujeres?

Otras mujeres viven inconformes con sus ojos porque no son del color que quisieran tener y lo solucionan de volada cubriéndolos con lentes de contacto de todos colores y sabores y maquillándolos con bastantes sombras compactas, delineadores y rimel.

El pelo lo disfrazan con extensiones largas o cortas, o aplicándole tintes del color y marca que más les gusta, aunque tengan que pagar la marca.

Y las manos… ¡Ay, las manos! que quieren lucirlas “como si fueran las de una artista” y se van a donde la amiga estilista a que les coloquen uñas postizas de acrílico o de cristal y hasta decoradas con figuritas de colores y pedrería, aunque al llegar a casa... ¡Dios mio! batallan hasta para usar el papel higiénico allá...¡En la colita!

Todo este show, circo, maroma y teatro, por mencionar algo; trae a algunas mujeres de cabeza, sin dormir y a la cacería de cualquier producto nuevo que les recomienden en la primer farmacia de la esquina, y yo me pregunto: ¿Pero qué nos pasa amigas?

Otras mujeres más prudentes en el mundo, se preocupan más por su personalidad y su carácter: Unas son introvertidas, que quisieran ser más sociables y no se atreven, y otras más sociables que darían la vida por pasar inadvertidas para el mundo

Y mujeres hay muchas que ya parecen “discos rayados” con sus quejas, eternos lamentos y cancioncitas repetidas: “Es que soy pobre, es que soy muy fea, es que estoy enferma, es que soy muy torpe, es que no tengo suerte” ¿Por qué no nací bonita? ¿Por qué no soy más rica? ¿Por qué soy tan delicada y enfermiza? ¿Por qué ella tiene más suerte que yo?…

Caray; y hasta reniegan de su propia existencia, darían cualquier cosa por ser mujeres diferentes, y hasta hubieran deseado haber nacido “siendo hombres”…”Los hombres no sufren tanto como las mujeres” –Dicen- y lueguito encuentran su chivo expiatorio culpando al destino o preguntándose: ¿Por qué Dios me hizo mujer?

Vemos muchas veces que algunas mujeres lo tienen todo y nosotras no tenemos nada ¿y qué?, posiblemente esas amigas desearían mil veces ser como nosotras ¿se han puesto a pensar de esa manera? Cuántas mujeres en el mundo se atreven a decir: ¿Por qué Dios no me dio fuerza, carácter y decisión en vez de ser bonita y tenerlo todo?

Amigas queridas; recapacitemos seriamente en todo ésto; ¿Por qué no aceptarnos tal cual somos? ¿Por qué no conformarnos con lo que Dios nos ha regalado a cada cual?.

Aprendamos a responder con seguridad cuando alguien nos pregunte: ¿Cómo estás? -¡Bien, gracias… pero ni modo!-


Saludos afectuosos con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

martes, 27 de octubre de 2009

¡Sexo a la venta del mejor postor!




¡Sexo a la venta del mejor postor!


Este tema amigas queridas, pretende señalar directa y deliberadamente todos aquellos factores que implican, a que muchas mujeres de nuestro mundo se vean en la imperiosa, y triste necesidad de “vender su cuerpo por unas cuantas monedas, al mejor postor”.

Hemos visto en temas anteriores, que las virtudes fogosas, ardientes y pasionales del sexo son los elementos principales que representan la fuente de inspiración de toda mujer, mismo que posee en sí; la capacidad de seducir de manera directa o indirecta al género viril.

Los hombres, no todos poseen siempre ésta habilidad con tanta facilidad como lo podría ser utilizada como recurso de supervivencia que usan algunas mujeres en casos extremos, dependiendo también (en la mayoría de los casos), de los valores conscientivos de cada cual, los motivos y propósitos que cada uno a su vez tenga, para vender o comprar sexo.

Normalmente siempre es a la mujer a la que más se le etiqueta en este tipo de “transacciones comerciales” tan gastadas y comunes (la prostitución), a través del tiempo y de todos los tiempos, pero muy pocos son aquellos que tienen el interés y el valor de investigar profunda y seriamente, los motivos que impulsan a esas mujeres a hacer un “negocio” con su cuerpo. ¡Obvio, es más fácil hacer leña del árbol caído!

Esta es la historia de “Blanca”, una mujer proveniente de un estrato social medio bajo, hija única de un matrimonio campirano, que emigró a la ciudad en busca de trabajo para salir adelante.

Blanca se colocó en la ciudad, como empleada doméstica de unos ricos empresarios, donde sus quehaceres le permitieron estudiar un curso en el turno nocturno, obteniendo rápidamente su diploma de secundaria técnica. Su meta era estudiar una carrera profesional, pero sus deseos fueron truncados por el acoso sexual por parte de su patrón, quien bajo hostigamientos sexuales constantes y amenazas, la hizo suya por varios meses, hasta dejarla embarazada.

Ella tuvo que abandonar su trabajo para salvar su honor, y no se atrevió (por vergüenza), a regresar a lado de sus padres. Convirtió su “pecado” en un reto, asegurándose de un nuevo empleo que le permitió continuar sus estudios hasta terminar su bachillerato.

Con su bebé recién nacido en brazos y con todas las ilusiones del mundo en su corazón, Blanca conoció a un hombre por Internet, se trataron un par de meses, y éste le prometió amparo y protección para ella y su hijo, enviándole dinero suficiente que le permitiera viajar hasta su país donde supuestamente contraerían matrimonio.

No había motivos para dudar, aquel hombre representaba para “Blanca”, su tablita de salvación, él siempre había mostrado ser íntegro, amable, amoroso y responsable con ella. Y tan pendiente como había estado de su relación, ella no la pensó dos veces y corrió a su lado.

Pero grande fue su sorpresa al llegar a su destino; Blanca se encontró con un hombre frío, indolente y pasivo que la llevó a vivir a un cuartucho de mala muerte, donde el olor a humedad, alcohol y a tabaco, se aunaron a su miedo, a su terror, a su desconfianza, desaliento y a su frustración más total.

Aquel hombre amoroso que Blanca conoció por el Chat, había desaparecido, y en su lugar descubrió un ser sucio, déspota, exigente, calculador, malhumorado y maltratador. Pues al poco tiempo la obligó a prostituirse, consiguiéndole “clientes” y quitándole todos sus dineros.Como es lógico, a Blanca se le vino el mundo encima.

En un país extraño, sin conocer a nadie, con un hijo pequeñito que alimentar y cuidar, sin ningún recurso para huir, para salvarse de aquel cínico vividor que le había robado su vida a través de mentiras y engaños, ahora la tenía a su merced, la hacía vestirse y maquillarse burdamente obligándola con golpes y sátiras palabras hirientes a acudir noche a noche a un burdel de quinta categoría para vender su cuerpo al mejor postor, y de paso descuidar a su hijo que quedaba al cuidado del asqueroso sujeto.

La vida de Blanca es un infierno, su autoestima está por los suelos, y nos ha escrito en medio de un mar de lágrimas, ella desea regresar a su país al lado de sus padres, está dispuesta a confesarles toda su verdad y continuar con sus estudios, esperando pronto encontrar el camino para regresar a casa.

Ustedes amigas queridas, que gozan de un hogar estable, del cariño y respeto de un compañero amoroso, sincero y protector. Ustedes que conocen el precio del sacrificio por conservar a su familia, su integridad femenina y su valor como esposas, madres y mujeres bellas, ¿Qué le aconsejarían a nuestra amiga Blanca?

Saludos afectuosos con mi respeto y cariño siempre,

Doral.

lunes, 26 de octubre de 2009

¡Silencios que duelen!




¡Silencios que duelen!


Aquí estoy Señor...

Otra vez sola, extraviada en el bosque de mi vida, descubriendo el sendero de mi propio silencio que duele.

–Si, duele- como la piedra que arrastra la corriente por el río, golpeando la arena vacía, perdida, sin cauce, sin rumbo, sin destino.

Aquí estoy Señor...
Sentada a la vera del camino, viendo cómo arrastra el viento, las hojas de los árboles, deshojándose el otoño en primavera, la sonrisa de mis labios a fin de estación.

Aquí, perdida en la loca fantasía de mis sueños; - pobre loca -ingenuamente pretenciosa, negándome a aceptar que: “Había una vez... "Me niego a renunciar a la esperanza".

No quiero ser pasado, ni paréntesis de vida. Soy más que “éso”... la promesa creadora de un delirio que llora a la añoranza su propio delirio, alzando las palmas al cielo, para tocar el sol…

¡El sol de su propia vejez con las manos!

No llores loca, los amores son; y nunca dejarán de existir en los registros akáshicos de la naturaleza. “Amor eres y amor das porque eres Amor”…

¿Y que duele el silencio del amor?...
-SI; duele-; sin embargo es un dulce dolor que soba el alma, un bálsamo que alivia la nube salada de los ojos, purificando los suspiros que emite el corazón que sediento sucumbe, ante los gemidos ahogados de un: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Silencios que duelen, al sentir que el amor envejece, como envejece el sol en primavera y mis ojos lo ven tan glorioso al cerrar mis manos, aprisionando la luz que enciende la mirada que a oscuras, sólo siente correr los ríos de lágrimas que inundan la morada, de mi cielo azul en éste loco desvarío.

Cómo duelen sí; cuánto duelen, las tristes notas de mi corazón que gime, en un grito desesperado, ese adiós triste, ese despedir de alas, crisálida de los recuerdos que vuela sin retorno, como una flor libre, desencadenada, hacia los dinteles de un jardín maravilloso secreto:

¡La Aurora de Luz de mi alma Inmortal, que siente quizá...
Más allá de las estrellas!


Autor y Voz:
Doral.

viernes, 23 de octubre de 2009

¡Recordándote siempre con amor!


¡Recordándote siempre con amor!

En ese lugar, donde las campanas del llanto enmudecen para consolar los misterios de la muerte, es ahí donde la soledad y el olvido se cobijan contra el frío de la eternidad, y ahí mismo tienen su nido las aves que al iniciar el vuelo se despeñan sin saber siquiera en qué momento.

Hoy, vengo a tí hermana querida, con paso lento... arrastrando las cicatrices que a ambos nos deja el tiempo. Callada, triste y respetuosa de tu propio silencio, vengo a tí "Vita", acompañada por mi dolor, mi silencio, y una magnolia blanca en mis manos, símbolo de mi indisoluble lazo eterno con el amor.

Llego hasta ti hermana Evangelina, pero descubro que no hay silencio, escucho una calma que besa mi alma. Hace tanto tiempo que no me sentía así, ¿Será que perdí la brújula de los sentimientos? ¡no puedo llorar! y sin embargo ahora estoy aquí; mi flaca querida, retomando tus pasos y dándote gracias con un infinito agradecimiento y orgullo de haber nacido con la misma sangre mía.

Estoy aquí frente a tu aliento extinguido por el rayo de la muerte. Un suspiro profundo me sacude... y la hojarazca de mis recuerdos vuela desde muy lejos, llegando uno a uno a mi mente; pensamientos que se atropellan con el dolor de tu irreparable partida. ¡Eres insustituíble Vita!

Pero el viento detiene mis pensamientos, los detiene para que no caigan y se dañen en la crueldad del olvido. Una lágrima, y otra...¿Por qué no?... ¡muchas más!, en mi corazón sin poder llorar, hasta que laven el sufrimiento que dejas en esta tierra que recogió tu cuerpo hace un año, pero estás aquí, transmutada, viva aquí y ahora en manantiales y trigales de silencio.

Amada hermana mía, siempre recordaré la nobleza de tus pasos por esta vida. Te llevas en el bolsillo de tu corazón, parte de mí; y tantas largas pláticas que solíamos tener en las tardes de verano recostados en los jardines de la escuela de Rancho Viejo, Pericos, Sinaloa, México, ¿Te acuerdas? confidencias que solo eran tuyas y mías ¡y esa forma tan natural de expresar tus más profundos sentimientos!. Eras tan auténtica, honesta, franca y sincera, tan espontánea y realista, luchadora infatigable por ayudar a todos. Solícita, amable y altruista siempre, sencilla y soñadora.

No fracazaste Vita, yo soy tu mas grande testigo, heme aquí frente a tu alma ilimitada que siempre fué más allá de todo lo establecido. Soy tu hermana mayor, ¡Tú eras mi vita, mi muchachita convertida en madre de todos, llorona, sensible, trabajadora, humilde y entregada ¿Cómo olvidarte hermana de mi corazón?

Loor a tí; y honor a quien honor merece porque fuiste siempre mas grande de lo que parecías. Describir cada momento de tu paso por mi vida, sería imposible, pues no habría tiempo suficiente para hacerlo, es por eso que prefiero cerrar los ojos y detenerte; recordarte a veces tierna, a veces molesta e inconforme, a veces confiada, a veces triste, soñadora e ilusionada, otras veces feliz, pero las más, me gusta recordarte como la guerrera amazona metida en su casa siempre, atendiendo a todos: esposo, hijos, hermanos, sobrinos, tan señora, tan propia y tan dueña de tí.

Tan digno de tu propio ejemplo. Te desparramabas de la risa con mis cosas y mis travesuras, siempre fuí tu hermana "La Dory"... la loca de la familia, la loca de sus propios inventos y locuras a pesar de que siempre me decías "deja eso, ven a la casa y te hago tortillas de harina" jajaja ¡ay Vita, cómo nos haces falta!.

Ahora ya no hay mas risas, ni bromas, la noticia de tu muerte ¡congeló todo mi ser!....Ahora te veo quieta, serena como una paloma dormida! Ahora quiero decirte lo que nunca te dije... ¡TE AMO HERMANA!...y conversar contigo las cosas que sólo tu y yó solíamos compartir.

No sé cuánto tiempo durará ésta separación transitoria nuestra. Eva, sólo sé que prometiste que siempre estarías conmigo, en las buenas y en las malas. Ahora yo sólo puedo prometerte que: Cuando ya no pueda visitarte, cuando ya no pueda ir a tu tumba, ni te traiga mas magnolias, (Cuánto te encantaban las magnolias), y ya no escuches el vidrio de mi llanto, será porque la garganta de la tierra se abrió de par en par para tomar las migajas de mi carne...

Pero quiero recordarte lo que tú me decías Eva: "Así es la vida Dory, unos se van y otros llegan". Renaceremos Vita, renaceremos siempre tú y yo amamantadas por el cepo virgen, y correremos silvestres en las esporas del viento, y en la carne vegetal, verde y fresca de la madre naturaleza... y ahí estaremos por siempre unidas con el profe Mingo, la maestra Trini y los abuelos... ¡Por siempre unidos todos!

Descansa en la paz Evangelina,

Tu hermana que te adora en el tiempo y las dimensiones de la eternidad.

Doral.

miércoles, 21 de octubre de 2009

¿Darías la vida por el hombre que amas?



¿Darías la vida por el hombre que amas?

Antes que nada amigas, es bueno reconocer que el amor es la causa, motivo, sentido o razón más maravillosa que un ser humano puede tener para vivir.

Sin una ilusión que revolucione todos los sentidos internos, la vida no sabe igual. Necesitamos (nos guste o no), un detonante que nos haga latir fuerte el corazón, que nos sacuda todito el tapete de la existencia (como se estila decir), y sea capaz de encender todas las luces dentro de alma.

No es extraño que todas las mujeres busquemos ese sentido que nos haga vibrar intensamente con la bella sintonía llamada: “Vida”, y si esa vida está pintada de tul ilusión, con matices de dulces sueños y sonrisas íntimamente secretas, pues más profundo es el sentir que nos revitaliza y nos energetiza vigorosamente, devolviendo la lozanía a cada poro de la piel y encendiendo cada fibra íntima de todo nuestro ser.

Amar… ¡Cuán hermoso es amar!

Pero cuando ese amor no es legal ante los ojos de la sociedad, cuando sabías que estabas usurpando derechos ajenos, cuando secretamente cultivaste una ilusión prohibida, forjaste un mundo propio al lado de una persona de “propiedad ajena”, que no es tu esposo y permitiste que esa relación creciera en el anonimato a pesar de todo. Creció con ella tu alegría interna, bajo la complicidad del amasiato oscuro, es verdad, pero también aumentaron las presiones dentro de tu hogar y el dulce caos más grande dentro de tu corazón.

Los problemas pequeños que antes tenías, ahora los ves gigantescos, si antes atendías con tedio y desgano al padre de tus hijos, ahora deseas que se vaya, que reviente o que se muera, lo mismo te da, si tú lo único que desearías es ser libre para no tener que esconder tu amor ante nadie.

Pero en el fondo de tu alma sabes que no puedes engañarte a tí misma ni puedes darte el lujo de ser una mujer tan ruin y cobarde como para desearle la muerte a tu propio compañero de vida y padre de tus hijos que ha sido noble, pero ya no lo amas, sientes compasión por él, te da lástima y no quieres hacerle daño, ¿Pero qué hacer? si allí está el señor “Remordimiento” convertido en el juez implacable de tu corazón, que todo lo observa en silencio y te lo reclama: “Cambia, por favor cambia tu estilo de vivir”… “Qué vas a hacer con tu hogar, con tu esposo y tus hijos”. Son los tuyos mujer, y es todo lo que tienes y lo único que sabes que en verdad te pertenece. ¿vas a tirar todo por la ventana de tu vida a cambio de unos momentos de placer?

Allí justo en ese momento es cuando los sentimientos de la mujer se tambalean, se confunden, se enajenan y la cabeza empieza a dar vueltas como pirinola, buscando una salida o una solución desesperada. Por una parte no está dispuesta a dejar de prescindir de su ilusión secreta, aunque aquél hombre de sus sueños sea casado, y no pueda ofrecerle nada serio ni formal porque también tiene su familia que no está dispuesto a dejar. Por otra parte tampoco esa mujer estará muy segura de querer dejar todo por aquél intruso que vino a robarle el corazón.

Las fricciones y las presiones van en aumento dentro del hogar, la mujer se vuelve una zombie, anda tensa, nerviosa, angustiada, mirando el reloj cada dos o tres minutos, anda sinceramente pisando las nubes de su existencia, y sueña sobre sus propias alforjas donde carga escondido su prohibido amor. ¿Eso es vida?

Vivir entre dos mundos equivale a no vivir en ninguno. Quién quiera servir a la luz y a la oscuridad al mismo tiempo, no servirá bien a ninguna, porque no podrá ser feliz, ni podrá hacer feliz a nadie viviendo a medias. Y si una mujer vive a medias, siempre será una mujer a medias y yo me pregunto: ¿En ese estado miserable y lamentable, la mujer será capaz de dar la vida por el hombre que ama?

Salud y saludos amigas lectoras.
Doral.

martes, 20 de octubre de 2009

Teléfonos celulares en acción



Teléfonos celulares en acción


Los avances de la ciencia y la tecnología moderna han aportado grandes beneficios a la humanidad, éso es indudable. Se ha recibido al Siglo XXI con verdadera euforia en cuanto al sistema de comunicaciones y ya muchas compañías de telefonía celular del mundo están poniendo al alcance de todos los estratos sociales y todas las posibilidades, éste servicio que ya no es una novedad para nadie.

Un medio de comunicación que si bien es cierto nos coloca en una posición cómoda para comunicarnos a cualquier parte del planeta tierra, de igual forma no podemos dejar de reconocer que nos ha acarreado infinidad de problemas, debido al mal uso que algunos usuarios hacen de éste servicio.

Muy probablemente todas hemos escuchado decir que los teléfonos se hicieron para acortar distancias y no para alargar conversaciones, debido a que los costos son excesivamente elevados en algunas circunstancias como por ejemplo: El abuso de tiempo, las largas distancias nacionales e internacionales, etc. que a pesar de los cómodos contratos, planes de pago y garantías de los proveedores de éste famoso aparatito llamado: “celular”, nadie está exento de sufrir alguno que otro dolorcito de cabeza por una u otra razón.

Veamos esto que es muy interesante: Lo primero que se nos viene a la cabeza es no contestar a números desconocidos ¿cierto? y de hecho no lo hacemos, pero… ¡Ay, de nosotras cuando el número telefónico es constante y repetido!. Como que nos entra la curiosidad y más cuando lo hacemos desde el celular del novio, amante, esposo o compañero de vida, nos entran unos celos terribles, queremos saber quién llama tanto al celular de nuestra pareja a todas horas, nos ponemos a “investigar” inmediatamente para salir de dudas checando no sólo las llamadas perdidas, sino: ”Los mensajitos de texto”…

¡Ay, cuántas cargas valorativas les adjudicamos a las palabras! y los mensajes de voz que ahí se quedan registrados… ¡ni se diga! nos hieren el corazón como puñaladas porque resulta que no sólo entran sino salen mensajes hacia el mismo número telefónico en respuesta a los números procedentes, también de llamadas perdidas. “Ojo” mucho ojo porque muchas veces se encuentran archivadas en el celular hasta fotografías y videos. Y nos ponemos alertas…¡Al brinco! con un estremecimiento de sospecha bárbara que nos corroe las entrañas.

¿Y qué tal cuando de hecho la infidelidad del compañero queda al descubierto?, se nos viene una tormenta encima y hacemos todo un show, un circo, maroma y teatro de rabia, angustia e impotencia, haciendo preguntas y formando discusiones que muchas veces terminan en separaciones sentimentales dolorosas. La mayoría de las veces, el compañero suele negarlo, o disfrazarlo “que es el jefe quien llama”, “que es de la oficina”, o que “le pidieron prestado el celular”, no quiere hacerse responsable, cuando la evidencia ya la tiene frente a sus narices, caray ¿qué hacer?.

Si el aparatito no tiene la culpa, y llegamos hasta a odiarlo, queremos botarlo al cesto de la basura para no verlo jamás para que no rompa nuestros espacios personales. La nueva tecnología ha inventado celulares con cámara, o incluso hasta con conexiones a Internet inalámbrico…¡Dios mío, estamos invadidas! ¿Celulares? Ay, no sólo eso, ahora hasta queremos nuestro Black Berry, –decimos-

Pero es que no podemos darnos el lujo de ser tan pesimistas por el mal uso que algunas personas hagan de los celulares, o de cualquier otro medio de comunicación, si éstos nos sacan de muchos apuros, ya no es un lujo sino una necesidad, sin embargo a veces deseamos no haber conocido éste sistema de “teléfonos móviles”, cómo se les llama también, es tanta la degradación que terminamos aborreciéndolo. Y más, si somos nosotras las mujeres quienes somos agredidas con acosos telefónicos, no sólo de “teléfonos tradicionales residenciales” sino también de teléfonos públicos, comerciales y celulares que son precisamente éstos últimos los que más auge han cobrado en todas las esferas sociales del mundo.

Hay personas que dependen totalmente de su celular para todo, que no se duermen sin ponerlo bajo su almohada, o dejarlo encendido sobre su mesita de noche. Actualmente hay muchísimos más usuarios los que estilan llevar celular, cualquiera puede traer uno cómodamente en su bolsillo, o colgado de su bolso o cinturón, ya nadie sale a la calle sin estar comunicado y eso no es malo amigas, lo malo es cuando –repito- el abuso es indiscriminado y atenta contra la moral y la dignidad humana con llamadas y mensajes que perturban nuestra tranquilidad emocional.

¿Qué hacer al respecto?

Las compañías de telefonía celular reciben diariamente miles de quejas de muchos suscriptores con éste problema tan protuberante y recomiendan acudir inmediatamente a la policía local quienes tienen elementos expertos en comunicaciones y sugieren no borrar dichas llamadas y mensajes para tener pruebas suficientes para llevar a cabo la investigación de parte de sus cuerpos especiales de investigación y seguridad privada.

O en el último de los casos, son las mismas compañías distribuidoras quienes con el consentimiento del usuario, cuentan con la opción de desactivar temporalmente el servicio de mensajes escritos y “correos de voz”, mientras el agresor o acosador es localizado mediante el registro de su número telefónico y es citado a declarar o disuadirlo de sus pretensiones y ataques enfermizos.

Por lo tanto amigas queridas, no es extraño que alguna de nosotras hayamos pasado un mal momento alguna vez a causa de nuestros amados celularcitos, y sería interesante conocer sus puntos de vista y comentarios.

¿Ustedes qué opinan al respecto?

Saludos afectuosos, con mi respeto y cariño siempre,

Doral.


lunes, 19 de octubre de 2009

¿Qué se siente estar gorda?



¿Qué se siente estar gorda?

¿Qué se siente al estar gorda? -le pregunté a una amiga muy querida- aprovechándome del cariño y del exceso de confianza que ella siempre me ha brindado, y también con el ánimo no de ofenderla ni de lastimarla, sino de apoyarla, dándole un buen choque psicológico a sus emociones y a sus intenciones para hacerla reflexionar, ya que la vi muy entusiasmada y dispuesta a abrir con ansias el refrigerador (nevera), de su propia casa.

Yo esperaba que me contestara agresivamente “No te metas en mi vida” o “¿De qué te sirve saberlo?”, o mínimo ya en última instancia, muy molesta mi amiga bien pudo haberme contestado: “Qué te importa, déjame en paz”. Pero para mi mayor sorpresa, la respuesta fue un profundo suspiro de su parte y una carita de tristeza que me dolió hasta el alma, tocándome las fibras más íntimas de mi corazón.

Sentí más interés por investigar esta última actitud de mi amiga, que la misma curiosidad mía por su obesidad. Descubrí de pronto que al parecer una cosa llevaba hacia la otra de la mano, y para ello tuve que ponerme en su lugar y volver a preguntarle: “Anda dime, no seas gacha: ¿Qué se siente estar gorda?”

-Está bien, te lo voy a decir si me prometes dos cosas.- Me contestó.
1.- Que no te rías de mí.

2.- Y que me dejarás decírtelo como yo quiero hacerlo, sin que te espanten mis palabras.

¡Adelante, prometido! –le autoricé solemnemente-
Y esta fue su respuesta textual que traduzco fielmente aquí y ahora para todas ustedes amigas lectoras:

Cuando estás gorda:
1.- Te sientes una cerda inmunda.
2.- No soportas verte en el espejo y mucho menos en los cristales de los aparadores de las tiendas.
3.- La comida es lo único que te hace sentir feliz.
4.- Lo que menos quieres es que la gente que no has visto en años vean en lo que te has convertido y prefieres esconderte o poner mil pretextos para evitar salir o encontrarte con ellos.
5.- No puedes aceptarte tal y como eres, no te amas a ti misma, no te soportas ¡te odias!
6.- Vives en un mundo rodeado de burlas, soledad y tristeza.
7.- No tienes amigos, y los pocos que tienen, te dan "carrilla", te molestan, no te dejan en paz.
8.- No encuentras pareja fácilmente.
9.-Te sientes abandonada a tu propia suerte.
10.- Vives en un cuerpo falso que no te permite ser ni ver tu verdadero yo. (es como si no fueras tú misma y viviera dentro de ti, otra persona a la que no quieres)
11.- Te sientes la mujer más fea del mundo.
12.- Sientes que pasas desapercibida para el mundo entero, donde puedes gritar y nadie te escuchará.
13.- Mueres de envidia al ver a una mujer delgada y te sientes inferior a ella.
14.- No te dan ganas de hacer ningún tipo de actividad física por el dolor y el cansancio en todo el cuerpo y por que sientes que se te va la vida por falta de aire.
15.- Cuando vas a comprar ropa nunca encuentras lo que buscas y si encuentras, tienes que conformarte con lo que te ofrecen y además re-fea la pinche ropa.
16.- Odias que te tomen vídeo cámara y fotografías de cuerpo completo
17.- Prefieres vivir aislada que salir con “tus amigos” si es que los tienes
18.- Se siente horrible estar gorda… ¿contenta?”

No; por supuesto que no me quedé satisfecha con esa respuesta tan llena de amargura, de dolor emocional, de descontento, de ironía, de coraje, de impotencia, de rabia, de tristeza y de desesperación de una mujer gordita, que siempre ha sido la amiga más fiel y la más cariñosa de este mundo conmigo.

Amigas queridas:¿Les gustaría enviarle algún mensaje a mi amiga “la gordita triste”?, ella nos lee periódicamente y estoy segura de que entre todas nosotras podremos ayudarla de alguna manera. ¿Les parece?

Image Hosted by ImageShack.us



Saludos con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

jueves, 15 de octubre de 2009

¡Los amores prohibidos!


¡Los amores prohibidos!

Amigas queridas; hablemos sobre esos amores que sentimos prohibidos o vemos “inalcanzables” por alguna poderosa razón, o que realmente nos son prohibidos por alguna circunstancia de la vida.

Hemos visto en artículos anteriores, sobre la importancia que reviste o juega el amor en nuestra existencia. Observamos que sin él, la vida resultaría difícil e imposible de vivirla. Analizamos también todos y cada uno de los factores que implican dar o recibir amor condicionado o de manera incondicional, concluyendo en una respuesta que ha quedado en el aire:

¿Realmente sentir amor por algo o por alguien que no está en nuestras manos alcanzar en la vida, será que podemos catalogarlo como prohibido?

Cierto es que el amor se viste con muchos ropajes o disfraces. El amor es un sentimiento que puede fácilmente confundirse con pasión, deseo, ideal o capricho, y más cuando hemos de convertirlo por fuerza mayor, en un sentimiento platónico.


Amores que quedaron inconclusos, amores de niñez, amores de adolescencia, amores de juventud, o amores de madurez que hemos sentido, pero nunca realizado como un anhelo imperante, necesario y vital en la vida. Un amor que deja, (lo queramos o no), un enorme vacío inexplorado en los bosques del alma.

Amores hay que son verdaderos, capaces de volvernos unas verdaderas heroínas en los campos de acción, y que sin embargo, hubo algo, o alguien o hay o habrá algún motivo, causa o razón que nos impida plasmarlo.

Amores hay que se quedaron profundamente dormidos en los sueños de mujer profundamente enamorada del amor, y se fueron como llegaron, sin pedir permiso y sin decir adiós. Pero, ¿Se fueron realmente? ¿o los dejamos ir? ¿o están allí aún impregnados en las paredes del alma, esperando a ser despertados con el roce de los pétalos de una nueva ilusión?

¿Cuántas mujeres hay en el mundo que idealizaron su amor en una persona equivocada?, creyeron encontrar las puertas del templo del amor en el corazón del ser amado, para luego darse cuenta que no era lo que ellas buscaban del amor? ¿Qué es lo que realmente se busca del amor? ¿la correspondencia? ¿la comodidad y los lujos? ¿la seguridad económica o emocional? ¿placer?… ¿o qué?

¿Por qué una mujer se siente decepcionada o frustrada cuando no encuentra ese eco en el ser que creyó amar, y se entregó en cuerpo, alma, sentimiento y razón?


¿Será que también ese amor le era prohibido? ¿será que sólo seleccionó mal a su pareja? Porque indiscutiblemente el amor sigue vivo allí, latiendo fuertemente, reclamando atención en su corazón, pero se siente desplazada, incompleta, anulada, estéril del alma, sola, vacía, incomprendida, devaluada, utilizada, manipulada como una hoja al viento, o una veleta a la deriva de las circunstancias. ¿Hasta dónde puede considerarse al amor, como un sentimiento prohibido?.

Image Hosted by ImageShack.us


Ciertamente es que existen casos que lógicamente, y por simple inducción lógica sí resultan realmente “prohibidos”, porque los restringe la sociedad, los principios éticos, morales o humanos, las culturas, las religiones, los lazos consanguíneos, etcétera, y que esas normas de moralidad y buen juicio nos indican que no es por ahí, o que simple y sencillamente tenemos que darnos cuenta (aunque nos duela), que un amor prometido o comprometido anticipadamente con otra persona, no es el ideal que estábamos buscando para nosotras, ni es, ni se parece siquiera, al ideal de nuestros sueños.

¿Pero cuándo encontramos a una persona que es libre, no está enlazada, no está prometida o comprometida, y que no hay problemas con la cultura, los principios religiosos, ni los lazos de la sangre y que de todas formas no podemos alcanzar? ¿Por qué no podemos realizar ese amor?. ¿Será que nos está prohibido realizarlo por alguna razón divina?

Sería interesante debatir este tema amigas, en el que seguramente muchas de nosotras, quizá tengamos una valiosa historia que compartir.

¿Qué piensan, qué opinan ustedes de los amores prohibidos?

Con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

martes, 13 de octubre de 2009

¿Porqué las cabronas tienen tanta suerte?


¿Porqué las cabronas tienen tanta suerte?

Hey amigas; acá estamos de nuevo con este temita que quizá a muchas mujeres no les agradaría mucho el título por el adjetivo calificativo usado, pero no hay remedio, tenemos que consignarlo así; tal como es y sin más preámbulos. Entremos ahora a la parte medular de la vida de todas aquellas “cabronas suertudas”, que a parte, no se engorilan tan fácilmente.

El término de “cabrona” es regionalista cien por ciento y malsonante, pero también indica o muestra a una cabra grande, ¡aaah…! pero una cabra que en el buen sentido de la palabra, también implica o apunta hacia un animal de sexo femenino de cuatro patas, con cola y cuernos (por favor no se asocie de otra manera que no es, no procede y no corresponde).

Pero en el sentido metafórico, así se les llama de “cariño” en la etiqueta que se les cuelga a algunas mujeres astutas que son molestonas, fregonas, chingonas, atrevidas, descaradas, **%ªº*!, y que siempre se salen con la suya, pasando por encima de personas, de sentimientos, de voluntades ajenas, o de cosas, o de lo que sea, o de quien sea.

Para este tipo de mujeres, no existen los impedimentos, ni las trabas, ni los complejos de inferioridad, ni la baja autoestima, ni las excusas ni los pretextos. La cabrona real es una hembra impetuosa, altanera, soberbia, desinhibida, exhibicionista, por demás coqueta y conquistadora de quien se deje y de quien no se deje también, pues ella toma lo que hay y donde lo encuentra, sin pensarlo dos veces, sin medir consecuencias y sin tocarse el corazón.

Se conocen muchas mujeres con estas características no muy agradables, ni gratas, ni dignas de una Dama por cierto… Pero de que las hay…¡Las hay y a montones!

Pero yo me pregunto: ¿Realmente tienen tanta suerte estas mujeres cabronas? ¿Serán dignas de ser “envidiadas”, en el buen sentido de la palabra?

-Creo que no- ¡Muchas gracias!

¿Quieres conquistar el corazón de un hombre? ¡Atrévete a conquistarlo!, pero sin jugar chueco, sin robar derechos ajenos, sin tomar lo que no te pertenece, sin destruir hogares ni sentimientos, sin hacerte de la vista gorda, sin alterar ni infringir las leyes de la decencia, de la moralidad y el buen juicio, sin rebajarte, ni humillarte ni denigrarte… ¡Pónte las pilas! pero conquista con tus propias armas de amor, de ternura, de comprensión, de franqueza, de sinceridad, de honestidad… ¡O te expondrás a que a ti también te llamen: “Cabrona”

Esto es cierto amigas queridas; muchas veces pensamos que no es justo que por ser mujeres serenas, hogareñas, tranquilas, apacibles, confiadas, tiernas, románticas y soñadoras, se nos esté haciendo tarde al ver pasar el tren por las vías de la felicidad, y que deseando tanto ser felices, tengamos que dejarlo ir, pero…/div>

¿Acaso no es mejor esperar al verdadero amor, en vez de tropezar con desamores y sentimientos fugaces y pasajeros?

“El hombre sabio seduce para siempre a la mujer con su inteligencia, el que posee atractivos impacta, sí; pero sólo por un rato”

¿Quieres convertirte en una mujer de ocasión?, las mujeres cabronas lo son, y terminan por quedarse solas, abrazadas a sus ilusiones impetuosas e impulsivas y si bien les va, la gozan por un rato que pagarán con lágrimas el resto de su vida. ¡Mucho ojo con ésto!

¿A eso se le puede llamar suerte? –¡Yo te digo que no!-

Por lo tanto, no confundamos el ser mujeres energéticas, fuertes, activas, luchadoras e incansables guerreras amazonas, con sentimientos y conductas deshonestas, equivocadas y destructivas en las que, hasta el nombre nos pueden cambiar y la autenticidad se podría perder. Eso es todo.

Image Hosted by ImageShack.us



Con mis respetos y cariño siempre,

Doral.

lunes, 12 de octubre de 2009

Juntos, ¡Pero no por amor!


Juntos, ¡Pero no por amor!

“Sin compromiso”, la frase suena liberadora en cualquier contexto, y en cuestiones “amorosas” se vuelve una tentación a la que a muchos no les da pena sucumbir, los amigo-vios con derechos, los “Frees” o los amigos con derecho son la muestra.

Mientras, los príncipes azules, los novios empalagosos y los esposos tradicionales están en peligro de extinción, en la era donde “hasta que la muerte los separe” suena a demasiado

Pero ¿todo es miel sobre hojuelas en ese tipo de relaciones? Esto resulta complejo de entender, pues no todo es diversión, los amigos con derecho tienen sus desventajas.

Y al respecto de este tema, se entrevistó a la Psc. Lorena Villa Velásquez, quien aseguró: “Quienes optan por este tipo de relaciones, no quieren perder su independencia por las exigencias de una pareja normal”

Resulta pues a la larga, un juego peligroso para quienes deciden convertirse en “incondicionales del placer”. Los amigos con derecho o amigo-vios, se refieren a estilos de vida que, aunque tiene connotaciones sexuales, ponen sobre la mesa un juego efectivo, donde se supone que no existe una unión emocional, y en donde las reglas de la relación buscan sólo la satisfacción sexual o el contacto físico de manera esporádica.

Las obligaciones quedan fuera, la mayor ventaja que presenta la relación es que es “free” (gratis), y es que evidentemente no existen responsabilidades, lo que para muchos puede ser como quitarse un peso de encima, porque así no cargas con esposo, novio, hijos o decepciones amorosas.

El perfil de las personas que optan por estas uniones es de las que valoran mucho su independencia, aprecian profundamente sus actividades libres y sin ataduras, y por consecuencia no creen conveniente limitar su vida holgada ante las exigencias de una relación tradicional.

En una relación “free” (gratis), no aparecen por ningún lado los defectos, todo parece diversión y complicidad, pero las personas no son máquinas insensibles, por lo tanto los inconvenientes aparecen en algún momento.

Por ejemplo que alguno de los dos quiera “algo más”, lo que es muy común, porque la amistad, la satisfacción sexual, y la ternura, empujan con fuerza hacia la estabilidad y el contrato. Aún cuando todo esté estipulado, siempre quedan pequeñas ideas, expectativas o afectos, que no están bajo control de ninguno de los dos, y a la larga pueden desembocar en desengaños.

¿Quizá será temor a las cadenas?, pudiera ser que si, porque el pavor de perder la libertad, es un impedimento a la hora de formar una pareja estable y, por lo tanto, el motor para buscar compañeros casuales o sin compromisos. “Este miedo surge porque se ve a la posible pareja como alguien quien va a quitar la libertad en vez de mirar las cosas positivas que puede traerle”.

Si la persona adicta, toda su vida establece este tipo de relaciones “amorosas”, al llegar a la vejez empezará a notar que se está quedando sola, ya que no creó ningún vínculo duradero.

Nadie tiene la última palabra en cuanto a relaciones, pero el Sociólogo Italiano Francesco Alberoni, revolucionario en teorías sobre el amor y el sexo, dice: “Al igual que cuando que cuando se está borracho, no se disfruta tanto del vino… el máximo placer sólo se obtiene con una persona; la pareja sin amor es un estado de euforia pasajera, pero nada más”

¿Qué opinan ustedes amigas?.

Image Hosted by ImageShack.us



Invitadas especiales:
Lic. en Psc. Nancy A. Reyes Blanco y,
Lic. en Psc. Lorena Villa Velásquez.
¡Gracias mis bellas, de todo corazón!
Doral.

domingo, 11 de octubre de 2009

¿Tigresas, o gatitas?



¿Tigresas, o gatitas?


Hoy trataremos un tema interesante que nos colocará seguramente a varias de nosotras, en el banquillo de las acusadas. Y para empezar, hemos de asegurar con toda franqueza, que estamos viviendo en la época o era de la velocidad.

El mundo actual se debate entre los múltiples problemas sociales, económicos, políticos, raciales, territoriales, contaminación, globalización, aumento constante de la explosión demográfica, etc., sin ninguna esperanza de poder algún día llegar a la tan anhelada solución de la multifacética problemática mundial, que coloca a la mujer en un papel muy importante y difícil, pero no menos oportuno y grato de tener, gracias a Dios y a ese movimiento constante de la rueda mecánica de la vida, la gran capacidad de poder conocer y reconocer todo aquello de lo que somos capaces de lograr, aún y a pesar de tantas vicisitudes en el marco de la encomienda de “ser mujer”.

Pero..¡Hey!… ¡Quietas ahí!…

Echemos un ojito hacia nuestro interior aquí y ahora, todas por favor:

Se nos ha etiquetado de mujeres inquietas, luchadoras, fuertes, inconformes, aguerridas o guerreras. Amazonas que somos intrépidas para solucionar problemas de toda índole y a cualquier hora, ya sean problemas propios o ajenos ¿Y por qué no?… ¡si nos dejan… hasta nos podemos devorar al mundo de un solo bocado sin digerirlo!, aunque no tengamos tiempo o ganas a veces de colocarnos serenamente, ni siquiera un buen par de panti-medias, sin estar pensando que ya tenemos que salir corriendo a enfrentarnos a cualquier tipo de situación que nos espera, ¿cierto?

Bien; en esta línea de acción, ninguna mujer del mundo quiere perder su tiempo o quedarse atrás, siempre va al grano, a lo directo, cuéstele lo que le cueste, pase lo que pase, digan lo que digan y suceda lo que suceda, llueva, truene o relampaguee, “La mujer lo hace” aunque tenga a veces la imperiosa necesidad de improvisar para salir avanti en cualquier reto.

Mujeres hay tan valientes y valiosas que defienden su postura con uñas y dientes lo que les toque vivir y se enfrentan ante quien sea, y por lo que sea, antes de dejarse vencer, o quedar mal, o hacer quedar mal a otros. Ellas son dignas liderezas de su rango, ¿O debo decir tigresas de su rancho?. Sí; también cabe este adjetivo calificativo aunque suene burdo y…¡Qué ironía tener que decirlo así!.

Ya no resulta raro pues; ver a una mujer incursionar en los más extraños ámbitos o roles de su género. A ese tipo de mujeres multi-usos y heroínas, lo mismo se les ve metidas en su cocina, que en los talleres de las fábricas, en las gerencias de los negocios o fregando las paredes de su baño, en los parlamentos, sillas presidenciales o en los prados campiranos ordeñando sus cabras o sus vacas.

Ellas están capacitadas física, intelectual, psicológica y hasta moralmente para ostentar cualquier tipo de actividad, que defienden con mucho orgullo, debido a su entereza, su fuerza y sus valores,unas verdaderas felinas para defender con uñas y dientes lo que es suyo y les pertenece por derecho humano.

¿Pero qué pasa con aquellas mujercitas sumisas y sufridas que no se atreven a sacar su garbo ni a defender sus derechos, aún conociendo sus valores y sabiendo todo lo que son capaces de hacer?

Hay muchas; muchísimas mujeres en el mundo con un enorme potencial escondido, que es sustituído desde luego por sus miedos, sus temores, sus dudas, sus hábitos, sus costumbres, sus vicios y sus errores que no siempre quieren enfrentar a tiempo por cobardía o por comodidad, o simplemente por el qué dirán, o qué pasará. ¿Es justo eso amigas?

De pretextos y excusas van llenando sus días: “Es que soy muy pobre”, “Es que soy muy torpe”, “Es que no tengo suerte”, “Es que me violaron, me maltrataron”, “Es que estoy enferma”, “Es que yo no puedo hacerlo”, “Es que éso le corresponde al hombre”, “Es que estoy muy gorda o muy flaca”, “Es que no me escuchan”…

¡Hey!…. ¡Alto ahí! …y mucho ojo… ¡ubiquémonos amigas!

Ni tanto que queme al santo, y ni tanto que no lo alumbre amigas queridas; todas somos capaces de lograr cualquier propósito y tener continuidad si nos lo proponemos, no importa que no tengamos nada ni a nadie a nuestro lado para que nos esté recordando lo que tenemos que hacer… ¡HAGÁMOSLO! Sin excusas ni pretextos por favor y sin hacernos las mártires.

Hagámoslo por nosotras mismas primero, para que nuestras acciones repercutan en quienes nos rodean. Cualquier día de la vida es bueno para empezar. No aplacemos ni pospongamos más las cosas que nos están causando estrés, sufrimiento y cansancio. Rompamos aquí y ahora el paradigma que injustamente nos tiene atrapadas como seres mediocres, desgraciadas y conformistas.

¡DIGAMOS NO A LA PEREZA!

Empecemos a utilizar nuestras herramientas de mujeres bellas para caminar con rumbo firme hacia la grandeza y hacia la conquista de nuestros valores…

¡Levantémonos con fe y con valor del inmundo lodo de la tierra… ¡luchemos! pero llevando muy en alto la antorcha de la paz y éso es todo.

¿Qué opinan amigas… Trigresas o Gatitas?

Image Hosted by ImageShack.us

Con mis respetos y cariño siempre,
Doral.

viernes, 9 de octubre de 2009

La suerte de la fea, la bonita la desea.


La suerte de la fea, la bonita la desea.

Dicen que la suerte de la fea, la bonita la desea.

Cuando una mujer bonita y de buena figura se pasea por la calle y es acosada por las miradas libidinosas de los señores sedientos de erotismo, ¿qué pensamos la mujeres menos bonitas, y con figura menos atractiva?, ¿Qué piensan los señores que las acosan?.

Realmente, esas insistentes y penetrantes miradas ¿tendrán como objetivo intentar hacer feliz a la mujer?, o ¿intentarán hacerse felices ellos y satisfacer sus fantasías, aunque sea por unos cuantos minutos?

Aquí está el detalle, como dijera Don Mario Moreno "Cantinflas". Los hombres latinos en general, tienen en su memoria dos tipos de mujeres: La mujer que da placer con sus atributos eróticos, y la mujer "decente" que merece ser la madre de sus hijos. El precio de ser bonita y con buena figura, a veces es muy caro. ¿Qué le ven los señores a las mujeres?

Hago ésta pregunta, y sé que por lo menos tres varones lectores me darán la respuesta. Esta respuesta tendrá quizá dos variables. La verdad y la mentira. La verdad implica aceptar que el diseño y la estructura mental del varón latino en general se inclina por observar los glúteos, los pechos o bubis y el área genital de la mujer. La mentira incluye decir que la cara, las piernas, el cabello, las manos, etc.

Otra variable más, sería la que implica el carácter y los sentimientos; nada más que, tanto el carácter, la personalidad y los sentimientos no se pueden ver. ¿De dónde se deriva la suerte de la mujer menos bonita?. Ya sabemos que de su cuerpo no; en consecuencia, la suerte se deriva de su forma de ser; de los valores y sentimientos que comparte con el hombre que la pretende, o bien, de otros atributos que le da la voz, la sonrisa, la inteligencia... o hasta el dinero.

Cientos de historias de mujeres bonitas terminan en el capítulo del abandono y la tristeza. Cientos de historias de mujeres menos bonitas y con poco atractivo visual, terminan en el capítulo de la familia, el hogar, los hijos y la felicidad. Claro que no existe una regla, ni tampoco se puede afirmar científicamente que todas las mujeres bonitas y con cuerpo deseable vayan a terminar en el sufrimiento, el arrepentimiento o el abandono.

Cuando se observa que las miradas de los varones y los piropos convertidos en buenos deseos y alabanzas exageradas (o halagos traicioneros), se posan en el cuerpo y los oídos de la mujer, cuyos atributos corporales despiertan el erotismo mucho más que cualquier pastilla de moda (por ejemplo el viagra), entonces surge una pregunta:

¿Algunos de éstos simpáticos señores tendrá el deseo sincero de vivir en pareja y formar una familia con esa mujer?

La realidad puede descifrarse de la siguiente manera: -Esta belleza de mujer, por lo menos corporalmente hablando-, representa para muchos señores una fantasía erótico-sexual, para otros tantos, sólo un parámetro de comparación que les recuerda lo que tienen en su casa como pareja; y para muchos más, un reto que pone a prueba su capacidad de conquista.

Derivado de la sexualidad regresiva y reprimida, muchos hombres crecen con una fijación de ver o tener lo que siempre les estuvo vedado o prohibido en la niñez y la adolescencia. Pero en la juventud, o en la Adultez, y libres de la mirada inquisidora de los padres, le dan vuelo a la imaginación y rienda suelta a su inspiración poética que los convierte en verdaderos Romeos en búsqueda de su Julieta.

Sin embargo, lo que realmente buscan estos hombres (desde el punto de vista psicológico), es el desfogue erótico sexual que les afirme una vez más su deteriorada masculinidad. La fórmula de las relaciones de pareja, en la mayorìa de las mujeres bonitas es la siguiente:

Mujer necesitada de afecto y varón cariñoso, atento y amoroso, igual a relaciòn de pareja fugaz. La verdad es la siguiente en estos casos: Realmente lo que busca la mayor parte de los hombres es sexo, y lo que buscan las mujeres es afecto. Entonces el varón busca el amor a través del sexo y la mujer intercambia el sexo por lo que ella cree que es el amor. Al final, las mujeres nos damos cuenta que realmente los varones sólo quieren satisfacer su necesidad sexual y no afectiva, y poner otra marca más en su ruta de conquistadores empedernidos.

Image Hosted by ImageShack.us


Con mis respetos y cariño siempre
Doral.

jueves, 8 de octubre de 2009

¡Abrazando mis recuerdos!


¡Abrazando mis recuerdos!


¿Lloras por tus sueños rotos mujer? ¿No puedes olvidar a tu gran amor? ¿El hombre que amas está lejos y no puedes estar con él? ¿Tu vida se ha convertido en un infierno al sentirte tan sola, desamparada y tan triste? ¿No puedes encontrar al amor de tu vida? ¿Anhelas quizá vivir en otra situación? ¿Quieres retener el pasado de tu vida casi a la fuerza? ¿Te causa sufrimiento recordar a quien amaste y te abandonó? ¿Te engañaron o te traicionaron en lo más profundo de todo tu ser? ¿Por qué sufres? ¿Por qué lloras mujer de luz? ¿Será que no encuentras tu cauce ni el sentido a tu vida?

El sufrimiento, la desolación, la tristeza, la desesperación, la impotencia, la soledad, el abandono y las lágrimas se convierten en el alimento diario para la mujer que lleva a cuestas, alguno de estos factores enunciados arriba, o varios juntos y al mismo tiempo. Y como es obvio suponerlo la salud física y emocional de la mujer, le va minando su existencia, la va apagando lentamente. La mujer se va consumiendo en su propio sopor de ilusiones frustradas, sueños y quimeras atrapadas en su cárcel de fracasos.

Mujeres que en otros tiempos eran un haz de luz, un lechado de virtudes: Juventud, losanía, risas, bromas, belleza, inspiración, actividad, música, baile, alegría, esperanzas, ánimo, fuerza, luz y todo un mundo de sueños color de rosa envueltos en un velo de tul color ilusión, se enamoraron, se entregaron profundamente a un hombre que al poco tiempo las engañó, las traicionó y les arrancó de un solo tajo el corazón dejándolas muertas en vida y a la deriva de las circunstancias.

¿Cuántas mujeres hay así en el mundo amigas queridas?, ¡Miles! Que ahora sólo saben acudir al rincón de los lamentos de su alma, a llorar su desventura, a lamer sus heridas sentimentales y a sobar con ternura su lastimado corazón: ¿Por qué a mí? ¿Yo qué hice para merecer que me hicieran esto? ¡No entiendo porqué me pasó esto Dios mío! ¡Ya lo perdí, mi vida no tiene sentido! ¡Pobrecita de mí, cuánto lo amé… y cuánto lo sigo amando! ¡No me quiere… no le importó serme infiel ni hacerme sufrir! etc… ¡La mujer se aferra a la autocompasión!

Y para colmo de males, la mujer acumula todos esos sufrimientos y los guarda atesorándolos, como si fueran reliquias milenarias... ancestrales. Pasa el tiempo y vuelve a mirar sus reliquias y vuelve al pasado, vuelve a llorar, vuelve el sufrimiento y vuelve a abrazarse a sus más dolorosos recuerdos del ayer diciendo:

“Si yo lo hubiera perdonado, ahora sería feliz a su lado”, “Si no hubiera aparecido aquella otra mujer, él no me habría dejado nunca, estoy segura”, “Si yo me hubiera casado con él, ya le hubiera dado un hijo”, “Si no hubiera pasado esto o lo otro, etc”… ¡Pero pasó! y quisiéramos que el tiempo retrocediera para volver a empezar, pensando que la siguiente vez, ya todo sería distinto y no estaríamos llorando por lo que no pudo ser.

A las mujeres nos gusta mucho jugar con la imaginación y a veces hasta con la necia fantasía: “Cuánto me hubiera gustado haber sido más esbelta y rubia, tener las piernas bonitas, los ojos grandes, los labios más sensuales, la cintura más chiquita y las bubis más exóticas para haberle gustado a él, pero nunca me quiso, nunca se fijó en mí, porque aquella otra mujer era más “llamativa” que yo”… ¡delirios de mujer! y tardíos, de pilón.

Las mujeres hacemos inventarios de lo que pudo haber sido y no fue. No nos conformamos con lo que tenemos en el presente, seguimos soñando, seguimos deseando, seguimos añorando tener lo que en el pasado no fue posible tener y hay quienes se atreven a pensar que aún estando ya casadas o comprometidas, teniendo un hogar, hijos y una familia legítimamente constituida, pueden intentar simultáneamente tener lo que no pudo ser en el pasado. Allí empieza otra nueva historia y de allí nacen para miles de problemas nuevos que enfrentar.

Tengamos cordura amigas queridas y pongamos los pies sobre la tierra. Pensemos que para todo hay un momento en la vida y que cada tiempo tuvo su lugar en nuestras vidas y lo seguirá teniendo, siempre y cuando aprendamos a valorar con respeto y ubicación esos momentos de los que se compone nuestra existencia y llenan de fuerza, de dignidad, de madurez y verdad nuestra vida entera. Créanme; ¡vale la pena!

Image Hosted by ImageShack.us



Mis respetos y cariño siempre.

Doral.

miércoles, 7 de octubre de 2009

¿A qué saben tus labios mujer?


Image Hosted by ImageShack.us


¿A qué saben tus labios mujer?

Hoy vamos a tratar un tema muy bonito y agradable para todas nosotras las mujeres: ¡El sabor de nuestros labios! Y es el propósito aquí y ahora, que nos demos cuenta todas, del poder tan grande y seductor que tiene esa parte de nuestro rostro, a la que todas las mujeres le ponemos especial atención en el arreglo personal, tanto… o más que a los ojos, al pelo o a las mejillas.

Sabemos todas nosotras que los labios femeninos son una de las zonas más erógenas, la parte más sensual, seductora, y atractiva de una mujer. Ella seduce con una sonrisa en la deja entrever a una dentadura blanca e insinuadora. Una sonrisa que puede llegar a conquistar al mundo entero y por supuesto a traspasar todas las paredes del corazón de un hombre.

Algunos labios saben a chocolate, otros saben a cereza, otros a fresa, otros a frambuesa, otros a pasta dental, o a cebolla, o a ensalada de atún (jajaja), pero algunos otros labios de mujer saben a durazno, a manzana, a peras, otros son jugosos como las uvas, pero la mayoría de los labios enamorados saben a algo muy superior a todos esos deliciosos sabores para el gusto del varón, sobre todo si los señores son golosos y los labios carnosos que se les antojan, saben siempre… ¡a pintalabios de mujer!

Y en este marco, me permito citar con todo respeto y con la fina atención de un gran señor filósofo llamado “AGUSTIN”, al que no tengo el honor de conocer personalmente, pero que seguramente él sí nos conoce muy bien a todas nosotras las mujeres del mundo y le bendigo donde quiera que se encuentre quien asegura:

“El bilé (pintalabios) nos dice a qué sabe ser esperado. Porque tiene un sabor, eso de que lo esperen a uno. Es como el de la infidelidad: No puedes definirlo, pero si lo pruebas, si lo sientes en los labios…¡Lo reconoces!

Esto de ser esperado no sabe al tabaco de otro, ni a pasta dental ni a hielo de cantinas. Es un sabor bueno, un sabor de tierra: De uvas, naranjas y tiernas hojas de olivo. Hay cosas, especialmente en la infancia, que se perciben en la boca desde antes de probarlas: Las bebidas de colores, los raspados, las frutas tropicales. Los ojos del niño, como los del amante, son capaces de comer o beber la parte inmaterial de las cosas: El color de lo dulce, la luz de lo húmedo, el rubor de lo tibio. El bilé siempre es un guiño al sabor de los labios. Y los labios cambian de sabor según las ansias”

¿Será que los labios de mujer saben a deseos, a pasiones, a fruta fresca o a lo que uno más ansía en la vida?

Hay labios de mujer que brillan como un sol, saben a lluvia, a tierra mojada, a luz, a flores del campo, y sugieren ilusión, tentación, adoración y es difícil resistirlos. Con un poquito de bilé colocado con profundo amor, los labios de mujer se ven primorosos como las flores frescas y radiantes, como si fueran siempre de un jardín primaveral.

Muchos labios de mujer son juguetones, traviesos, atrevidos, retadores, sobre todo cuando se mojan muy suavecito por todo el contorno con la lengua, frente al hombre enamorado, que quiere adivinarles el sabor… ¡Y hasta se lo imagina, sin poder apartar de ellos la mirada!

¿Qué misterios celestiales encierran los labios de una mujer? Algunos saben murmurar en silencio tantas cosas que no necesitan pronunciarse con la voz. Otros labios utilizan la ternura de su voz para seducir incluso, con un simple suspiro, capaz de irradiar la más profunda pasión y ternura.

Es complicado explicar con palabras humanas, a qué saben realmente los labios de una mujer, sobre todo si esa mujer es experta en materia de sensualidad, sexualidad y hasta de seducción.

Los labios de la mujer son como un canto de sirena que arroba sutilmente cualquier inspiración humana, sobre todo la del género masculino, atrapando poderosamente toda su atención e inundando su alma de infinito placer. ¿Saben por qué amigas queridas?

¡Porque en los labios de la mujer, se encuentra el máximo secreto de la seducción!

Y tus labios mujer amiga, ¿A qué saben?

Con mis respetos y cariño siempre

Doral.

martes, 6 de octubre de 2009

¡El duelo que dejan los divorcios!




¡El duelo que dejan los divorcios!

La gran cantidad de mujeres que optan por separarse de sus compañeros de vida, ha ido en incremento hoy en día. Algunas se divorcian porque ya les acabó el amor, otras porque les fueron infieles, y algunas otras porque se quedaron solas y abandonadas sin motivos o razón alguna, pero la gran mayoría de mujeres se separan por incompatibilidad de caracteres, falta de atención, cariño y respeto, por consumo de drogas de sus parejas, por alcoholismo del esposo, por irresponsabilidad, por violencia y maltrato intrafamiliar, o por mil motivos más los divorcios se dan de manera voluntaria o necesaria y con carácter irrevocable.

Es increíble que desde el mismo momento en que ambos se anuncian la separación, empiezan los reclamos, los gritos, los golpes morales con sátiras palabras hirientes: “Te vas inmediatamente de aquí porque en esta casa ya no te quiero ver más”, “Lárgate con la otra perro infiel”, “Es que ya no puedo más, eres un desgraciado cínico mujeriego”, “Apestas a cantina barata ya no te soporto”, “Eres un irresponsable, malgastas lo poco que ganas”, “Vete, ya no vuelvas”, “Mi abogado irá a buscarte para que firmes los papeles”, etc.

Todo el amor de otros tiempos, el aroma de las rosas en el jarrón, la música romántica, la ropa lavada, planchada o doblada en el armario, la cámara o recámara nupcial impecable de limpia y las suculentas comidas decoradas para él, se han terminado, ya no hay más caricias ni palabras amables ni bonitas: “Qué linda te ves hoy”, “Amaneciste muy hermosa”, “Qué rica te quedó la comida”, “Te ves muy sexy con ese vestido”, “Qué rico hueles mujer”, etc. les llegó la monotonía de la vida cotidiana y por supuesto que todo se acabó, ya no tienen nada que hacer juntos y deciden que ha llegado el momento de solicitar el divorcio.

Pero lo curioso de todo esto; es que no todo termina con el divorcio, por el contrario… Cuando ya el juez ha dictado su sentencia, cuando ya se ha firmado el acta de conformidad en el juzgado, o en la corte, cuando ya incluso la resolución de anulación de matrimonio llegó al magistrado del registro civil para dar de baja el contrato, empiezan a resurgir en ambos, los mejores recuerdos de la relación, empiezan los inventarios de lo bueno y lo malo, quisieran retroceder o detener el tiempo porque no lo pueden creer que el matrimonio que se realizó con tanta ilusión, se haya convertido en un fracaso.

Cada quien sale por su lado, y si bien les va, ambos se dan la mano en señal de gracias y de despedida. Pero esa despedida les duele, algo pasa en el alma de esas personas que se divorcian que duele la separación y algunas parejas quisieran detener los trámites antes de seguir adelante, pero otros que llegan al final, firman con el pesar más grande en su alma, como si fuera una renuncia en la que se les va lo mejor de su vida. Y algunos otros firman de manera rápida y segura pero para salir corriendo pronto de allí y desaparecer, porque no soportan haber sido convocados para firmar su anuencia de divorcio.

No hay datos precisos, si es el hombre o la mujer quien sufre más con este tipo de eventos, que por supuesto todas las mujeres quisiéramos evitar a como de lugar y con doble razón si hay hijos menores de por medio, o si la mujer no está preparada física, moral, académica, social, psicológica o temperamentalmente como para buscarse un buen trabajo y sacar adelante a sus hijos, cuando el hombre no tiene fondos económicos para darles una pensión alimenticia, aunque las leyes civiles se lo dictaminen como una obligación. ¿De dónde les va a dar si no tiene ni en qué caerse muerto?

La mujer se siente liberada por una parte, pero por otra entra en el duelo más doloroso de toda su vida. La casa le parece vacía, no soporta dormir sola en su recámara, prefiere recoger las pertenencias de él para no verlas más porque le duele, se pone pensativa y nostálgica por las noches, se le va el apetito, se pone sensible, llora por cualquier cosa, y definitivamente cuánta falta le hace su presencia, aunque sea para pelear. Pasan los días y aquella nostalgia le pesa cada vez más en el alma, se niega a salir, a aceptar que ya no tiene por lo pronto a nadie a su lado, que se siente sola, frustrada, triste y se convierte en candidata segura para la depresión.

Quisiera de pronto llamarle a su ex, con cualquier excusa y pretexto, pedirle que venga a casa, pero recuerda los motivos de la separación y se abstiene de hacerlo, desparramada en llanto, odiándolo y queriéndolo al mismo tiempo.

Algunas mujeres que son más valientes, sí se atreven a romper con el pasado, aunque tarden para volver a creer en el amor y prefieren quedarse solas por un buen tiempo, pero amigas queridas, quedarse demasiado tiempo solas también crea adicción que más tarde ya no querrán dejar. Si te has divorciado, suelta inmediatamente el pasado, déjalo ir, pon en manos de Dios, las riendas de tu corazón y de tu vida, debes aprender a organizarte sin esa presencia, para que puedas trascenderla sin rencores, sin añoranzas ni melancolías y con el corazón en paz. Todo ello te dará la capacidad de entender que tú mereces ser feliz y que estarás dispuesta a abrirle las puertas de tu corazón a otro amor que te sepa valor justamente… ¡Como tú lo mereces!

O tú, ¿qué opinas?

Con mi respeto y cariño siempre.

Doral.

lunes, 5 de octubre de 2009

¿Te gusta bailar, mujer?




¿Te gusta bailar, mujer?

En el ejercicio enajenante de los muchos roles que cumplimos diariamente las mujeres, a veces se nos antoja tirar la toalla por un momento, olvidarnos de todo y mandar todo por un tubo, olvidarnos de los problemas, de los deberes, de las obligaciones, de tener siempre que estar pendientes de todo y atender de día y de noche a todo y a todos.

Se nos antoja de pronto y con suerte quedarnos un momento a solas y encender la radio, o poner nosotras mismas un cd, o un dvd de música alegre y rítmica para bailar. Nos apetece bailar, el estilo es lo de menos, todas queremos mover el esqueleto y lo mismo nos daría poner un ritmo alegre de salsa, que cumbia, merengue, bachata, o reguetón, rock, twist, val’s, lambada, tango, baile del perrito o del caballito, o del sapito (jajaja) o lo que sea, el caso es darle gusto al cuerpo sanamente y sacudirnos la polilla para renovar bríos sin tener que salir fuera del hogar.

Claro es que muchas veces no podemos darnos (aunque quisiéramos), este gusto ni siquiera dentro del hogar, debido las múltiples ocupaciones diarias que se ejercen contra el tiempo, son muchas las responsabilidades que tenemos con nuestra familia, con nuestro trabajo, con los pendientes de nuestra agenda diaria, etc. Amén de pensar siquiera en hacer planes para irnos a divertir a un antro, o centro de baile con las amigas y echar relajo, botar el estrés y darnos el lujo de saborear un par de piñas coladas o unas medias de seda, o un par de margaritas, o un wiskito en las rocas ¿por qué no?, aunque fuese de vez en cuando. Pero ¡puf!… sería el acabóse del mundo para los nuestros y seguro nos convertiríamos en el blanco de los gritos, reclamos y críticas: ¿Pero qué le pasa a esta mujer, se ha vuelto loca? ¡Qué mal ejemplo nos está dando!

Miren amigas queridas; seamos realistas y menos soñadoras en estos menesteres del arte de saber despedirnos y desprendernos del estrés. Nada tiene de malo salir a divertirse sanamente, de vez en cuando, incluso sin pensar en las piñas coladas que muchas veces hasta salen sobrando.

Lo que muchas veces la mujer quiere o desea, sólo es salir a respirar aire fresco de la calle o caminar bajo la luz de la luna (a mi me gusta caminar bajo la lluvia, y sin paraguas).

Por momentos, es tanta la acumulación de problemas en la pobre cabecita de la mujer moderna y no tan moderna (jeje), que pensar en el baile, en la risa, en la diversión, en el descanso o relax, se presenta en el corazón femenino como un verdadero abanico de colores o arcoiris de ilusión y posibilidades de ser feliz y olvidarnos al menos por un instante de tantos martirios que se alojan en nuestra pobre razón atormentada.

Algunas mujeres en su juventud, eran buenísimas para bailar, solían salir a menudo a fiestas, eran el centro de atención de la alegría, pero nomás se casaron, se apagaron, se les acabó esa alegría, esa chispa, ese carismático ritmo tan fresco del ayer, se les congeló en la sangre y en sus huesos… ¡Y encima le echan la culpa al marido o al matrimonio!, pobre marido y pobre matrimonio, ¿qué culpa tienen de que ya no les guste bailar como en otros tiempos?

Es obvio que aquí, la que está fallando es la mujer, al dejar ir de paso su juventud, su alegría, su carisma, su entusiasmo, su habilidad para el movimiento y su ritmo. Los años se le vienen encima y se mira los rollitos y llantitas frente al espejo y se lamenta con amargura, de su pasividad, de su tremendo cambio de apariencia: “Dios mío, ya no soy ni la sombra de aquella plumita tan ligerita que yo era para moverme y para bailar”.

Y empiezan las preocupaciones severas, la mente enajenada se recrimina, se hostiga, se lacera, se castiga a ella misma:“Tú tienes la culpa, por qué no te cuidaste!”

¿Demasiado tarde?...Hey...¡NO AMIGAS!

Nunca es demasiado tarde para iniciar una nueva vida con más conciencia y justicia para nosotras, con más alegría, carisma, movimiento, ritmo, voluntad para desentumirnos de la pereza que nos complica todo y ¿por qué no? también con baile para nutrir nuestro cuerpo, alma y espíritu. ¿Quién dijo, o dónde está escrito que esté prohibido?

Espero sus valiosas opiniones,

Con mis respeto y cariño siempre,
Doral.

domingo, 4 de octubre de 2009

¿Se puede fingir un orgasmo?



¿Se puede fingir un orgasmo?


Hoy vamos a tratar un tema no menos delicado que muchos anteriores, pero muy digno de tratarse a fondo, con el ánimo de encontrar esos pequeños detalles escondidos que guarda celosamente la mujer que no apetece las relaciones sexuales con su compañero ni con cualquier otro hombre. Pero otras sí lo desean vehementemente, y se entregan en cuerpo, alma, sentimiento y razón a su hombre, obviando mitos, pudores y tabúes.

No podemos negar que existen relaciones “de compromiso”, relaciones “forzadas”, relaciones “secas”, relaciones “dudosas”, relaciones de deseo “fingido” y relaciones que nada que ver, pues no comulgan con el corazón de la mujer.

Pero cuando la relación sexual se efectúa conjugando los sentimientos del corazón, con el deseo y la pasión, la mujer comulga gloriosamente con su hombre, entregándole sus virtudes más preciadas, y el acto sexual se vuelve un verdadero ritual de caricias, besos y sensaciones de alto nivel en materia de sexualidad humana.

Alcanzar el estado de clímax, u orgasmo, es un acto de dos: Uno que ama mucho, y otro que ama mejor. Pero se preguntarán muchas mujeres: ¿Por qué el hombre es capaz de eyacular grandes cantidades de semen en la vagina femenina y la mujer no?…¡La mujer también puede eyacular!

La ciencia y la tecnología están tan avanzadas hoy día, que en materia de Sexualidad humana, ya no es desconocido ésto, ni tampoco lo desconocen los expertos de la medicina y la salud reproductora de la mujer, quienes sugieren que existe y asiste un gran porcentaje de razón al asegurar que la eyaculación femenina procede del tejido esponjoso, que envuelve la parte trasera del punto G, dicen es igual o casi similar a la próstata del hombre, y al ser estimulado el punto G, ese tejido segrega y escurre líquido por la glándula uretral. A eso se le conoce como eyaculación femenina y muy pocas mujeres lo saben.

De hecho se conocen muchos casos en que ni la misma mujer sabe, ni se da cuenta cuando ha alcanzado su orgasmo o múltiples orgasmos en una sola relación, a pesar de que su hombre, previamente se ha encargado de estimular perfectamente el clítoris y hasta su punto G. Ella busca más y más placer. La mujer en su necia fantasía, va mucho más allá del delirio, más allá del placer, más allá del orgasmo, más allá del éxtasis. ¡Ella quiere tocar el cielo con su elixir de amor, y entregárselo todo a su compañero!

La vagina femenina por lo tanto; puede encontrarse muy bien lubricada, muy bien preparada y dispuesta para el coito, pero algunos señores buscan señales más vitales, más sutiles, más obvias, más “encantadas” para cantar su gloria y sentirse el más “macho” de todos, o el más experto en calentamientos sexuales. Y la verdad amigas queridas es que la mujer posee una gran ventaja.

Ella puede tener 4 o más orgasmos en una sólo relación, (cuando la mujer es multiorgasmica), mientras que el varón sólo alcanza uno y además, la mujer tiene más aguante en la cama que el propio varón.

Pero él, de hecho se siente un “campeón”, o un adonis cuando logra extraer los flujos vaginales, jugos o líquidos blanquecinos tan esperados de su mujer, deliciosos y ansiados para él. Y la mujer multiorgásmica por supuesto, se siente realizada, se siente una real hembra en los fuertes brazos de su compañero. ¡Se sienten ambos tocar el cielo, como si fuese en la tierra!

Es un acto supremo amigas queridas, comulgar con la pareja de esta manera tan plena cuando hay amor. Darse cuenta de la metamorfosis que se opera en el organismo femenino cuando después del orgasmo, la eyaculación de la mujer se encuentra, se mezcla y se fusiona con la eyaculación zoospermática del varón simultáneamente, o como comúnmente se dice: “Terminar al mismo tiempo”.

Sin embargo, no todo es color de rosa para miles de mujeres anorgásmicas en el mundo. Mujeres que padecen de frigidez, frialdad sexual o viceversa, eyaculación precoz (igual que algunos hombres), mujeres que refieren algún tipo de disfunción erótica-sexual, se las tienen que ver negras para complacer al compañero que pide, exige y reclama casi a gritos, su derecho a beber del elíxir sagrado.

Mujeres que no segregan ninguna gota de líquidos claros ni blanquecinos. Mujeres que sufren durante el acto sexual. Mujeres que en la cama desean con toda el alma sentir algo, un poquito aunque sea, pero que las condiciones les son adversas por alguna razón. Es tanta la necesidad y el anhelo de ofrecerle amor y placer al compañero, que hasta se las ingenian para fingir orgasmos que están muy lejos de sentir. ¡Es un sufrimiento atroz!

Pero hablemos también amigas queridas, de algo muy importante de señalar: ¿Qué pasa cuando la mujer utiliza su cuerpo para obtener algún beneficio propio fingiendo un orgasmo? ¿Se puede fingir un orgasmo, sin que el hombre se de cuenta de que aquella mujer no está sintiendo nada?

Espero sus valiosas opiniones

con mis respetos y cariño siempre.

Doral.

Got My Cursor @ 123Cursors.com